Suelo mencionar que el sistema básicamente existe para controlar al rebaño y exprimirlo todo lo posible. Claro que eso se manifiesta de 20 millones de formas diferentes, y como la mayoría de la gente se abruma, ni siquiera piensa en ello. Por suerte, hay un truco para no tener que recordar cada forma de control del sistema: usar el sentido común. Pero, ¡ay!, ya sabemos que no un sistema muy seguido en general…

Me acabo de topar con una web: http://noalprestamodepago.org/. Es una web de denuncia del canon por leer libros en bibliotecas públicas y semejantes, que está impuesto desde Europa desde hace mogollón. El sentido común nos dice que, si teóricamente quieres una sociedad culta, debes abrir la posibilidad de cualquiera, con cualquier capacidad de recursos económicos, pueda acceder a esa cultura, pero te encuentras con cosas como estas. ¿Cuál es la razón de todo esto? Porque el común de los mortales se escandaliza con este tipo de cosas, pero hay que verlo todo en su justa medida.

Cuando los países occidentales estaban simplemente controlados por la masonería liberal, se buscaba que la sociedad tuviera un alto nivel cultural, ya que eso refleja los ideales liberales de esta sociedad secreta. Pero ahora mismo, y ya desde hace bastante tiempo, venimos sufriendo un liberalismo corrompido por otro tipo de ideologías, fundamentalmente de izquierdas, que se han hecho paulatinamente con el control de todo. Básicamente, ahora mismo no podemos decir que algo es de “izquierdas” o de “derechas”. Son básicamente divisiones arbitrarias controladas por los mismos dirigentes, con una única ideología común. Como ya expresé en mi anterior artículo, el sistema capitalista busca imponer ideas comunistas solapadas. Esto es lo que hoy día llamamos “neo liberalismo”. Estoy preparando otro artículo, esta vez sobre el socialismo, donde introduciré nuevos conceptos relacionados.

A cuentas de esto, hoy día no tiene sentido que se promocione la cultura, como ya llevan haciendo en la última década. El sistema está avanzando a la posibilidad de que puedan controlar a todos los borregos posibles de una forma unificada. Naturalmente, leer despierta la conciencia, por lo que no tiene sentido auspiciar iniciativas que realmente impulsen a las personas a leer. Paradójicamente, pensará más de uno, la mejor forma de conseguir que el individuo odie la lectura es, precisamente, atiborrarle a libros desde la infancia. La forma más eficiente de que la gente no quiera leer es obligarlos a leer. Todo lo que suene a imposición es inconscientemente rechazado por la psique, y eso ellos lo saben perfectamente, con lo que usan este condicionamiento mental para conseguir que de mayores, la gente no lea más que el “Marca”, y con dificultades.

Así, leer se va a convertir en una actividad anti-sistema. Con el tiempo, la lectura será algo que sólo harán algunos “frikis” introvertidos con oscuras ideas antisociales. Al sistema sólo le interesa que nosotros sepamos leer para poder “leer” su propaganda y las etiquetas de los productos que tenemos que comprar. La mayor parte de la gente, hoy día, ya no sabe ni dividir, con eso lo tenemos claro. Eso no es tanto problema si no te dedicas a algo relacionados con las matemáticas, claro, pero sí cuando ni siquiera eres consciente del concepto de división, cosa que cada día pasa más en la “ESO”. Yo he llegado a dar clase a niños a los que, con 14 años, ni siquiera eran capaces de entender los números negativos. Y esto hace al menos 15 años. Ahora no lo quiero ni pensar.

Es un trabajo lento, arduo, que lleva su tiempo, pero lo están consiguiendo. Poco a poco, van creando mejores borregos, más perfectos, más inútiles cada vez. Así, en un par de generaciones, las personas sólo sabrán ver la tele, realizar trabajos automatizados y dedicar su tiempo de ocio (el poco que tendrán) en cosas totalmente inútiles. Serán los ciudadanos perfectos para le élite. ¿Y tu qué? ¿En qué lado quieres estar?