Estoy leyendo de una forma más o menos constante reacciones en los medios alternativos anti-sistema sobre la desaparición del canal CNN+. Veo un problema fundamental en todo esto, y es que por el motivo que sea, hay gente a la que le ha fastidiado todo esto, y sinceramente lo digo, no entiendo bien por qué.

CNN+, como todos los canales de los falsimedia (vocablo que he descubierto recientemente y que me ha hecho gracia), se dedicaba a desinformar y mentir como todos los demás. En mi época apagada (nótese la ironía, por favor) era fan de este tipo de canales, y aún así no lo veía. Pero es que, además, ahora que he visto la luz, lo vería todavía menos (cantidad negativa de horas), ya que como es sabido, se trata de un canal de izquierdas.

Para los que aún no están en la onda de qué va todo esto, el progresismo no es ni más ni menos que la última (o penúltima, según se mire) forma de esclavizarnos. La izquierda no es, amigos míos, nada más que una forma evolucionada de política de corte capitalista. ¿Sabéis quien inventó el neoliberalismo? Sí, nuestros queridos progresistas de izquierdas. Era la famosa “tercera vía” de Tony Blair que fue muy bien acogida por todo los que de alguna forma querían seguir puteándonos sí o sí, manteniéndonos esclavos.

Sinceramente, no ha pasado nada porque haya desaparecido este canal, claro exponente de las ideas Bilderbergianas de sus dueños, Grupo PRISA. En mi opinión, es lo mejor. No sólo no aportaba nada (¿para qué queremos otro canal de desinformación?) si no que para mi personalmente era la constatación de que las ganas de engañar eran más que evidentes. Me da igual por qué motivo lo han dado de baja. Sinceramente me la trae al pairo. Yo creo que todos los anti-sistemas deberíamos estar contentos de que haya sido así. ¿Que lo van a sustituir por un canal de Gran Hermano? Bueno, ¿qué más da? Tu libertad consiste en decidir, en este caso, lo que quieres ver y lo que no. Con no encender la tele, asunto resuelto.