China acaba de comprar (o ha prometido comprar) 6.000 millones de euros de deuda española. Esto, ya no muy metido en paranoias, podría hacer flipar a más de uno y de dos, pero ya que estamos en estas, vamos a hacer un pequeño resumen. Pequeño porque no quiero perder mucho tiempo con esto (este blog no va sobre política ni economía), y porque con esbozar algunos trazos es suficiente.

China ya es la dueña de la mayor parte de la deuda de USA, es decir, la deuda que USA debía a la Reserva Federal ahora es de los chinos, por no decir que de una cantidad enorme de negocios, bancos y otras muchas cosas. Ahora, van a atacar a Europa. ¿Cómo? Pues fácil: al rival más débil. Si a España no la pueden rescatar porque no hay dinero suficiente y tampoco se le puede dejar caer porque su potencial económico (aunque nos resulte raro aquí) es enorme, la única forma de que su economía no se hunda es… ¡Comprando su deuda! Las economías están hundidas porque tienen demasiada deuda. Si alguien te la quita de encima, te hace un favor… ¿O no? Cuando compras deuda, compras la promesa de que esa deuda será reembolsada en algún momento… Los chinos nunca se han definido precisamente por ser impacientes. Puede aguantar lo que sea necesario. A cambio, pues lo mismo van pidiendo cosas, quien sabe. Cuando el paraíso capitalista… Digo comunista te pide algo, no te puedes negar, ¿no? Y por favor, no confundir a los chinos, personas excelentes y buenos negociantes donde los haya, con el Estado Estatista Chino, una de las peores lacras que ha vivido la humanidad en toda su historia. Corren tiempos interesantes, que diría también un proverbio chino…