Hay innumerables casos de como la élite controla mentalmente a la población por medio de la música. Cuando en los 50 auparon a Elvis a lo más alto, lo hicieron con la sana intención de introducir distorsiones en la sociedad americana de la época, que luego siguieron desarrollando con el movimiento hippie o la píldora anticonceptiva. Básicamente, todos los movimientos conducen a los mismos culpables. En la música en general ocurre lo mismo, especialmente si es patrocinada por el sistema. Un caso especial, que también ocurre en el mundo del cine y la televisión, es que la élite te pone delante fachadas (cortinas de humo) que parecen ser reivindicativas o de queja y que sin embargo no son más que lo mismo de siempre. Me acabo de encontrar con un caso de estos.

Mirando el blog Despertares me encuentro el siguiente post: Marta Sánchez, una mujer despierta. La sana intención del post es informar sobre que parece que Marta Sánchez es alguien anti-sistema que nos hablaba, ya hace años, en un videoclip, de como la élite gobierna controlando el rebaño. Sí veis el vídeo (correspondiente a la canción “Dime la verdad”), sí, así parece ser. Pero algo que ocurre con la gente que no está del todo despierta es que no se da cuenta de las sutiles señales (o no tan sutiles, como en este vídeo) de que se están riendo de nosotros y encima nosotros nos reímos con ellos. Paso a explicar porqué.

El vídeo parece explicar una verdad: que somos controlados por una élite que nos dirige como si fueramos un rebaño y que destruyen todo lo que no les interesa. Y es cierto. Ahora, lo primero que tiene que preguntarse un despierto es lo siguiente: este vídeo, junto con la canción, fue grabado por una discográfica multinacional para mayor fama de una artista que, recordemos, sólo es una intérprete: ella canta lo que le dan. Uno de los conceptos básicos que debemos tener siempre en la mente es que el sistema nunca promociona nada que no sirva a sus intereses. Otro de los conceptos básicos es que la élite tiene un gusto especial por decirnos la verdad oculta en sus mensajes atontadores. Y tiene aún mayor gusto en programarnos mentalmente para que aceptemos sin rechistar sus maniobras. Todo esto que he dicho está aglutinado en este vídeo. Vamos por partes. Por un lado, Marta Sánchez aparece enseñando carne en absolutamente todo el vídeo (de hecho, si leeis lo comentarios del vídeo en YouTube, la mayoría, como buenos borregos, se dedican a ensalzar la belleza de la mujer antes del contenido del vídeo; recordemos también que durante años esta mujer ha sido un muñeco del sistema para enviar mensajes de todo tipo a la juventud, desde sus inicios artísticos, lo que recuerda a casos Monarca en todo el mundo, como Britney Spears, Christina Aguilera o Miley Cyrus más recientemente). Este es un conocido condicionamiento mental masculino que la élite despliega constantemente para distraer y poder introducir los conceptos que busca introducir de forma más sencilla (en el caso de las mujeres, ellas admiran a una mujer tan hermosa y querrían parecerse a ella, con lo que el efecto conseguido es el mismo). El resumen del vídeo es este: “os estamos diciendo como controlamos el mundo y vuestras mentes, para que os vayais acostumbrando mientras mirais agilipollados a la piba esta que está tan buena para que el mensaje cale más y mejor“. No creo que la cuestión requiera muchos más comentarios, pero por supuesto voy a seguir profundizando.

Ejemplos de esto que os digo los hay a patadas. Un caso del que tardé en darme cuenta fue el de la canción “Europa VII” de La oreja de Van Gogh. Este grupo, que podemos catalogar de “grupo anuncio”, y en general bastante impersonal, se sacó de la manga una canción que técnicamente era un lavado de cerebro de apoyo a la globalización y a los desastres terraqueos relacionados con el calentamiento global, la superpoblación, y cuyo vídeo (y letra) estaba a su vez plagado de referencias del sistema a sus intereses. Cada vídeo a su manera te cuenta cosas que pueden o no ser verdad pero que a cualquier humano le afectarían, y atraen tu atención de distintas maneras (por un lado el sexo, por otro la conciencia global). Y estos son dos casos sólo españoles. Si viajas fuera la cosa ya es para echarse a temblar, especialmente en las américas (y no hablo sólo de USA).

En general, cualquier persona despierta tiene que darse cuenta de estos detalles, aunque es comprensible que los que empiezan se confundan más a menudo. Estos vídeos, además, están llenos de referencias de la élite (sinceramente, me resisto a usar el término “illuminati” porque está tan trillado que ha perdido todo el significado), simbología y usos y maneras, que seguramente un analista avezado podría criticar en su blog. Yo invito a todos a que lo vean de forma escéptica y crítica y saquen sus propias conclusiones. Ante todo hay que estar alerta y despiertos, porque te la pueden colar por el sitio más insospechado.