Hay unos blogs, concretamente de blogger, que por mucho que quiera no puedo escribir (en otros sí, curiosamente). La cuestión es que dado que no se me permite contestar, bien sea por fallo del sistema o por decisión del bloguero (aunque como nunca he podido escribir, no comprendo bien que no se me permita porque ni me conocerán, así que me decanto más por que es un fallo del sistema…), indico la dirección del post y paso a reproducir la contestación que me disponía a realizar y que no he podido publicar:

http://cientual.blogspot.com/2011/03/el-empoderamiento-de-la-poblacion.html

Mi respuesta es la que sigue:

Lo que creo que es importante entender, y es algo que no se llega a comprender completamente porque nos cegamos con los focos del colectivismo, es que los movimientos sociales, creados o no a instancias del sistema, solo cursan en su beneficio. Me explico.

Una persona, de buena fe, puede pensar en crear un movimiento social. Ya sea voluntariado (que de por si es un invento del sistema para mantener a la gente ocupada manteniendo el propio sistema sin darse cuenta) o simplemente un movimiento de tipo político o ideológico de bases positivas (es decir, de apoyo a las personas y los pueblos), el movimiento social fundado terminará sirviendo a los intereses del sistema. Porque una cosa que veo que no se termina de entender es que el sistema se apoya, sí o sí, en la generación de conflicto para alcanzar sus objetivos. Da igual el tipo de acción social que desarrollemos: al final, cada una de estas acciones son opuestas de alguna forma a cualquier otra, generando conflicto. Es bien sabido que incluso movimientos sociales afines entre si terminan “peleando” (figurada o literalmente) porque tienen puntos en conflicto que, al parecer, siempre son insalvables. Y cuando un movimiento se hace importante, en general ya ha sido infiltrado por elementos del sistema que terminan al final de alguna forma controlándolo. Si el sistema ve que realmente el movimiento no sirve a sus intereses o incluso que es peligroso para los mismos, intentará conseguir su destrucción por alguna vía. Esto se puede conseguir de forma directa (se da la orden de que se destruya de alguna forma a la organización subversiva) o indirecta (por medio de los mecanismos que el propio sistema ha implantado a nivel mental y que impiden que una iniciativa realmente decente salga adelante). En cualquier caso, crear un movimiento social es, en general, una perdida de tiempo para un auténtico anti-sistema. Es cierto que hay gente que aún así no le importa porque tiene mucha energía que gastar, pero sinceramente, esa energía debería dirigirse a acciones más positivas para lograr objetivos. Y recordemos una regla fundamental para sobrevivir en este sistema: si un movimiento social alcanza cotas realmente importantes, ya puedes estar seguro de que ese movimiento ya ha sido infiltrado y ya no responde a sus objetivos originales. El sistema nunca permite (esta vez de forma directa) que algo se haga importante sin controlarlo.

¿Soluciones? El no-conflicto. Esto ya le dio éxito a Gandhi y el problema es que somos tan borregos que no vemos que es la única solución real. Cuesta más que las soluciones falsas y es más costosa, y tienes que tener la cabeza mucho más amueblada, pero en eso confía el sistema para que no salgan adelante iniciativas de no-conflicto. Pero confían en que no salgan adelante porque son peligrosas para ellos: no puede luchar contra esos movimientos sin retratarse como un sistema anti-humano. Es vital entender que cuando se elimina un movimiento del sistema, siempre hay alguna excusa: era negativo, violento, anti-social, etc… Con un movimiento de no-conflicto, no pueden hacer eso. Así que la única forma de combatirlo es, primero insultando, después peleando y finalmente aceptándolo e intentándolo hacerlo suyo. En el caso de un país, inevitablemente terminará cayendo en las redes del sistema internacional, pero en el caso de pequeñas organizaciones no tendría porqué pasar. En cualquier caso, ya lo digo: el conflicto no sólo no soluciona cosas, sino que las empeora para nosotros y beneficia al sistema. Saludos.