Fíjense bien en este anuncio:

Aunque podemos jugar a eso de las diferencias, yo os voy a proponer otro reto: descubrir las trampas mentales que tiene este anuncio. Os dejo un rato y después podéis seguir leyendo.

La primera manipulación es bastante evidente: mujer joven atractiva que esponsorea una tendencia social. Eso ya lo hemos visto un montón de veces así que tampoco le voy a dar mucho bombo al tema. El sistema necesita que nos fijemos en lo que hacen otros como positivo para que nosotros no tengamos ideas propias y simplemente absorbamos el mensaje que se nos transmite, y para eso una cara bonita es esencial. Muchas veces, ni siquiera esas personas son conscientes de que están haciendo un servicio al sistema elitista, pero ese es un problema personal de cada uno.

Vamos a las cuestiones más complejas. Fíjense en la frase “Programa Nintendogs por la tenencia responsable de animales”. Lo he resaltado en la foto porque este es el meollo de la cuestión: la generación de eslóganes aceptables por todo el mundo pero que encierran una manipulación mental de grandes proporciones. “Tenencia” es una palabra que implica propiedad. Se te está impulsando a tener animales en propiedad. Ya me da igual qué se impulse a tener en propiedad: un animal no es una propiedad, es un ser espiritual hermano nuestro y por esa razón, no puede ser propiedad nuestra. Nosotros podemos vivir con ellos, cuidarlos, quererlos y hacer que su vida sea la mejor posible mientras están en este mundo, pero no son propiedad nuestra. Esto enlaza con lo siguiente “tenencia responsable”. Aquí está otra de las palabras clave. Lamentablemente en este mundo mucha gente maltrata o abandona a los animales y por esa razón, un mensaje como este cala tan hondo, porque las personas de bien, que somos la mayoría, lo vemos atroz. Pero aprovechando esto, te inculcan formas de pensamiento que no son ni mucho menos positivas. Tú no debes ser responsable con un animal: debes amarlo hasta las cachas, incondicionalmente. Y cuando eso pasa, la responsabilidad surge por si misma, como un elemento más de la relación. Pero aquí te están diciendo, no que lo ames, que lo quieras, que seas su hermano… No, te están diciendo que seas responsable. En este mensaje no está el amor por ninguna parte, no hablan de que tengas un relación con el animal, que seas su amigo y vivas una vida plena con él. Sólo que lo trates bien, que le des de comer y le saques un par de veces a mear. Eso es todo. Alguno podrá aducir que de esa forma puedes llegar a amar a los animales, pero es una forma distorsionada de ver las cosas: obligándote a ti mismo a hacer algo que no quieres no puedes llegar a ello. El amor es incondicional, se da sin esperar nada a cambio (y aún así, ellos te lo dan todo a su vez), y lo das porque quieres, no te obligas a ello. La responsabilidad implica obligación.

Lo que quiero hacer entender con esto es que la semántica de las palabras es importante, porque transmite ideas. Si esas ideas no son las correctas, por el motivo que sea, están condicionando mentalmente al receptor de la información. Es como la palabra “programa”. Ahora todo son “programas”, “tendencias”, “modas”… Parece como si los humanos ya no pudiéramos funcionar de otra forma que empujándonos. Y es otro condicionamiento mas al que estamos sometidos. Bueno, que decir de la letra pequeña. Leedla. Ellos sí que dan escalofríos.