Esta es la noticia que acabo de leer en Maestro Viejo:

Los manifestantes griegos han asegurado que acordonarán el Parlamento para evitar que los diputados puedan debatir nuevas medidas de austeridad

Si leéis atentamente el texto, veréis que dice claramente que los ciudadanos (decenas de miles a diario) están acordonando o han acordonado el parlamento griego para evitar que los diputados puedan realizar su “trabajo” de seguir enviándolos a la ruina. Como he dicho en muchas ocasiones, no soy partidario del conflicto en absoluto, porque eso sólo nos perjudica, pero, os voy a ser sincero: esto es mucho mejor que la tontada del 15M (o lo que era, que ya no es).

Si realmente quieres luchar contra los que nos están tocando las narices, tienes que ir a la raíz. El estado de derecho está organizado alrededor de que todos nosotros obedezcamos ciegamente y sin crítica las órdenes del sistema. Si queremos refundar el sistema, es obvio que hay que atacar a lo básico, es decir, quien genera las leyes del estado de derecho. El conflicto no es la manera óptima de hacerlo, pero entiendo también que en situaciones tan desesperadas como las de los ciudadanos griegos, esto se hace imperioso. Nosotros aún estamos a tiempo de tomar la vía pacífica, que como explicaba en otro artículo, consiste en el no enfrentamiento tomando medidas para no seguirles el juego. Cuando esa vía se agota como en Grecia, sólo queda la vía de intentar que al menos no les sigan puteando. El 22M perdimos una oportunidad excelente de decirles a la cara que no los queremos. ¿Cuántas oportunidades más vamos a perder? Si os soy sincero, prefiero el ejemplo griego que, por lo menos, planta cara al enemigo diciéndole claramente que no quieren que siga funcionando. Ellos al menos ya tienen claro ese punto.

ACTUALIZACIÓN: Me entero de que en Barcelona ha pasado algo parecido aunque de menor repercusión y con más ostias… ¿Será el despertar de la revolución democrática a la islámica en Europa?