Últimamente ando muy liado pero no me olvido de escribir… Ahí va otro pequeño relato relacionado con la ley de la correspondencia que me he encontrado hoy.

Una fabula de oriente nos habla de un emperador y un monje zen que se encontraron cara a cara por primera vez.

El emperador gobernaba un reino donde se practicaba el budismo y el monje quizo reunirse con el dispuesto a compartir cuentos de ilustración.

Sin embargo cuando se reunieron el emperador decidio poner a prueba al monje diciendole:
Cuando me miras, que ves en mi?

Veo un buda respondio el monje; y tu cuando me miras que ves en mi? pregunto a su vez.

Veo a un cerdo respondio el emperador y esperando la reaccion del monje no dijo nada mas.

El monje reflexiono un momento y dijo:

Un buda ve a un buda y un cerdo ve a un cerdo.

“Trata a los demas como te gustaria ser tratado”