Este artículo tiene un doble sentido… Luego lo explico.

Por un lado, quería hacer una reflexión acerca de lo que ha sido este año en lo que se refiere a las “revoluciones” sociales. Al ver la portada de la revista Time, no he podido evitar hacer memoria y he asociado un montón de ideas que se han agolpado en mi cabeza, pero que al final han tenido en todo caso el mismo desenlace: este año ha sido una total pérdida de tiempo, socialmente hablando. No ya por los movimientos “de protesta”, sino por los retrocesos en los mismos derechos sociales que antes dábamos por hechos, y que ya podemos ir despidiendo de nuestras vidas, sino este año que viene, en los siguientes.

Por un lado, “occupy you mind” lo aplico a los que, invariablemente, han “inceptado” (aunque suene raro, tengo que agradecerle a Di Caprio el haber introducido esta expresión en mi diccionario) ideas falsas en muchas miles de personas de tal forma que les ha sido relativamente sencillo conseguir un efecto especial muy deseado por ellos: la prueba final y definitiva de que es posible manipularnos de cualquier manera, de forma fácil y rápida. Los casos extremos han sido los de los países árabes, claro, pero ahí echaron mucha más madera que en occidente, donde siempre van más suaves… Hace meses en este mismo blog hablábamos de lo que ocurriría y casi se ha cumplido palabra por palabra. En términos globales, se han conseguido los objetivos de la élite de forma que podríamos decir total, y las aspiraciones del populacho simplemente se han visto mermadas y hundidas de forma irremediable… La cuestión es que no parece pasar nada. No hay desesperación, no hay quejas al respecto… Estamos tan sumamente condicionados que incluso los que se habían hecho ilusiones simplemente bajan la cabeza y se resignan. No hay espíritu de lucha (no hay espíritu en general) y las consecuencias son las que podemos apreciar: en el 2012 van a hacer uso de esta nueva arma a su antojo, tapando problemas realmente serios y haciendo que la gente se crea activa y en lucha con discusiones de salón. Y mientras, nadie se entera de que es posible que estemos al borde de la III guerra mundial. Tan triste como esto es en lo que nos hemos convertido…

Pero hay otra cuestión, y es que pienso que ya es hora de que la gente “occupy your mind”… Es decir, que la gente comience a darse cuenta de la manipulación y la combata, con espíritu propio y guerrero. Que no se deje embaucar por los fuegos de artificio de un sistema que cada día lo absorbe más todo. Ya hemos comentado estas cuestiones y ciertamente es complejo. Soy plenamente consciente de que no es posible, y es más, aunque fuera posible convencer a la gente de ello, estaríamos afectando a su libre albedrío de una forma ominosa, y eso, espiritualmente, es un límite. Cada uno de nosotros tiene su momento y su lugar, y nuestra misión es, sin duda, ayudar a los otros a entenderlo y conseguirlo. Pero la realidad es que la gente ahora mismo no tiene mente propia, tal vez porque no tiene espíritu propio… Y son estas personas las que, por mucho que nos duela, van a seguir sufriendo al sistema. La insumisión social se convierte, hoy por hoy, en un asunto de supervivencia. Es sin duda una cuestión vital.

Aun quedan muchas consecuencias de lo que ha sido este año por aparecer, y no sabemos como van a ser las cosas en adelante, o al menos, como mucho, podemos hacernos una idea… Pero una cosa es cierta: pase lo que pase, ya hemos alcanzado el punto de no retorno. El Nuevo Orden Mundial ya está definitivamente aquí y ahora sólo nos queda, como siempre, tomar una decisión: ¿voy a agachar la cabeza y obedecer o voy resistir, seguir siendo humano pase lo que pase? En cada uno de nosotros está la respuesta…