True story...

Generalmente no leo ni veo/escucho noticias. Sé que el 80% mínimo son burdas mentiras estúpidas. No merecen mi atención. Me dicen a menudo que no estoy conectado con la realidad. Con esa realidad, sinceramente, no quiero estar conectado. Hay realidades en este mundo mucho más interesantes a las que atender y, por supuesto, está la mía propia, por otro lado, la que a mi más me importa.

Todo esto lo digo por todas estas mamonadas de duques, reyes, fundaciones, corruptelas… ¿Qué nos importa? A ver, recapitulemos: ¿qué son esa gente para nosotros? Nada. Ni me dan de comer ni me proporcionan ninguna satisfacción. Son morralla a la que mantenemos por esa estúpida idea de que necesitamos líderes. Y en el caso de Juancar al menos es el titular, pero… ¿Todo el resto? Porqué debería estar preocupado por lo que le pase al yernísimo o a cualquier otro… Ellos no se preocupan por nosotros, no les debemos nada. Además, aunque no lo parezca, esto beneficia al Borbón (odiosa dinastía donde las haya) ya que le permite sacar pecho y, además, los que acusan al yerno han tenido la suficiente pericia para no vincular de ninguna forma a Juancar en todo esto… No son listos ni nada…

Y esto es extensible a la clase política. Cada día es más evidente que han roto el contrato social hace años, ¿por qué deberíamos seguir obedeciendo? Cada día está más claro que la sociedad, como conjunto de ciudadanos vive una vida y el Estado vive otra, y el sistema en general a sus más altos niveles… Esto se va a seguir acentuando y cada vez vamos a obedecer menos normas y reglas, que por otro lado son estúpidas y totalmente arbitrarias.

Seamos conscientes, seamos independientes. No necesitamos líderes, podemos vivir y desarrollarnos de forma libre sin que nos dirijan. Y por favor: apagad la tele y la radio, y tirad el periódico. Vuestra mente y vuestro espíritu os lo agradecerán.