Interesante vídeo de JL cuyo protagonista principal es la ley de atracción… Las personas que encontramos en el camino pueden ser benéficas o perjudiciales, pero al final, somos cada uno de nosotros los que otorgamos semejante título, al aceptarlas o no en nuestra vida… Somos nosotros los que construimos, a base de decisiones (conscientes o inconscientes), nuestro destino, que no es más que el cúmulo de decisiones que tomamos y que están relacionadas con el sentido de nuestra vida. Si aceptamos a una persona perjudicial, el resultado será que tendremos una vida envenenada, lo que como todos podemos entender, termina generando ansiedad, dolor e incluso enfermedad. Ya no es una cuestión de que esa persona nos lleve a situaciones peligrosas para nuestra vida física, sino para nuestra vida mental y espiritual. Tengo la suerte de haberme rodeado de personas benéficas que enriquecen mi existencia, pero también rondan otras que, si no tienes cuidado, pueden llegar a afectar a la vida de cada uno y además de forma indeleble, para siempre. De nosotros depende de que les permitamos ejercer ese poder sobre nosotros o ser superiores y dirigir nuestra vida por los derroteros que nos proporcionen la felicidad que necesitamos y merecemos.