salle-cinema_470_210_0Ah, amigos, no, no voy a hablar de “cine español”, entendido como el cine hecho en España, sino que tal vez debería haber dicho “los cines españoles”, porque este Epic Fail va dedicado a todas aquellas salas de cine que inexorablemente siguen no sólo incumpliendo unas normas de construcción básicas de accesibilidad para personas con minusvalías sino que además son insensibles a sus problemas y dificultades. Nuestra amiga Ana nos lo cuenta en este enlace de Google Plus hace unos días:

https://plus.google.com/116322678889744584035/posts/QCVxRoc9mSA

Lo verdaderamente vergonzoso es que nuestra clase política, esa que teóricamente vela porque todos los ciudadanos sean iguales y que exige miles de medidas a cualquier nuevo local que abre sus puertas o es reconstruido en materia de accesibilidad (baños adaptados, mostradores rebajados, botoneras de ascensores accesibles, etc…) conceda la pertinente licencia de actividad a un negocio que claramente y de la forma más consciente (digo esto porque me consta que se han presentado quejas formales ante salas gestionadas por las compañíasCinesa o Yelmo Cines en Zaragoza y el silencio fue toda la respuesta obtenida) crea ciudadanos de segunda.

Es posible que los cines contraten a unos estudios de arquitectura para los que ir al cine signifique pasarse 90min observando el magnífico mármol de los aseos adaptados, es posible que los técnicos de urbanismo no conozcan la disciplina que deben inspeccionar (luego nos quejamos porque ocurren catástrofes en recintos públicos que presentan deficiencias de construcción, nefastos planes de evacuación o cuellos de botella en los accesos) pero que Ayuntamientos y Comunidades Autónomas se crucen de brazos ante esta situación de paso que aprovechan la ocasión para hacerse la pertinente foto con una paralímpica que gana medallas y da pregones me parece, como poco, bastante poco acertado.

Al fin y al cabo, las Olimpiadas son cada cuatro años y van unos pocos… discapacitados en España que ganan y pierden batallas como éstas sin recursos ni apoyo de la comunidad en el día a día hay miles.

Este comentario venía a colación de la siguiente noticia, un comentario de un lector de un medio online, al respecto de este asunto, que os invito a leer:

Los cines y las sillas de ruedas.

En Zaragoza, con la excepción de Gran Casa, la mayoría de los cines no están debidamente adaptados, ni siquiera los reformados o de nueva construcción, lo que es altamente preocupante. Los que dicen estar adaptados sólo permiten colocarse en la primera fila (el de Gran Casa es en la fila 5/6, que en general es agradable para ver la película), con lo que terminas con un dolor de cuello espantoso, aparte de medio bizco. Si conocéis más casos, os invito a denunciarlo en este Epic Fail para que tenga más difusión. Luego se sorprenden de que va poca gente al cine… Si ya para empezar comienzan excluyendo a cerca de 4 millones de personas…