linea-de-montajeAcabo de tener una revelación leyendo este artículo de Enrique Dans (y viendo el vídeo que lo acompaña). Os ruego que le echéis un vistazo antes de continuar:

Programación, superpoderes… y la riqueza de las naciones

¿Y cuál es mi revelación? He visto, cual relámpago apagado, cuales van a ser los futuros obreros de la sociedad hipertecnificada: los programadores. Así es: cuando un páis se plantea enseñar informática al mismo nivel que idiomas o física, es que algo falla. Para nosotros, claro, como siempre. Ahora mismo, de hecho, cientos de miles de programadores en este país, recién salidos de la facultad, se hacinan como ratas en cubículos (en el mejor de los casos), cobrando de mileuristas (en el resto del mundo occidental está mejor, de momento) y haciendo más horas que el sereno. Yo tomé la determinación de montármelo por mi cuenta, pero… Es evidente que de aquí a 10 años vista, el mundo en el que vivimos va a demandar que millones de programadores-obreros realicen el trabajo duro de mantener la infraestructura de software que será necesaria para que ese mundo hipertecnificado pueda subsistir. Y no se necesitará que todos ellos estén muy bien cualificados para el trabajo: conque sepan “poner ladrillos” (picar código, decimos en la jerga del negocio) será más que suficiente.

Hace unos años se puso de moda ser administrativo. Parecía algo con futuro. Pero el fail consistía en que es un trabajo SIN CUALIFICACIÓN, no especializado, y donde los trabajadores son prescindibles cuando no se necesitan.       Y como ese, muchos más trabajos teóricamente idílicos en su momento para la mayoría. Espejismos. Ahora pretenden crear millones de programadores (y admistradores de sistemas, y de red, para gestión, desarrollo, etc…) que mantengan un mundo que se va a sostener sobre lo digital.

El que avisa no es traidor. Si alguno no quiere ser pasto de la cadena de montaje binaria, que se haga programador, pero freelance, por favor… ¿Serás el siguiente en caer en la trampa del Sistema?

PD: no os creáis la imagen idílica que dan de la programación. No es así ni de coña. No os enseñan las 12 horas diarias que tienen que hacer la mayoría de ellos para mantener esos trabajos. Eso sí, si eres programador en Google, Microsoft o Apple la coca cola es gratis. Aquí no.