Habitualmente no suelo mostrar este tipo de panfletismo barato newager total porque no creo que merezca publicidad alguna, pero en este caso lo quiero exponer para que la autora de semejante vídeo (en el cual, por cierto, no permite los comentarios por defecto, lo que viene a indicar lo bien que admite la crítica semejante personaje) tenga a bien avergonzarse de decir semejantes majaderías en público. Yo me considero un alternativo de nivel, pero hasta yo tengo límites donde la ficción no supera la razón por mucho que queramos especular. La cuestión es que esta señora no especula: da por ciertas estas sandeces sin más límite que su imaginación. Y ni siquiera entro en considerar la teoría que intenta rebatir, sino en como intenta ella rebatirlo. Ya veréis como.

Lo más terrible del tema es que para defender sus hipótesis disparatadas, nada menos que echa tierra encima de hombres como Tesla, que no era precisamente lo que se dice un pro-sistema. No sólo le asocia con el Haarp, cosa que no es cierta ya que el no llegó a trabajar nunca en semejante cosa ni la conoció (se dice que Haarp está basado en el famoso “rayo de la muerte“, cosa que no está demostrada y que en sí misma no sería posible dado el proyecto de Tesla), sino también con Wilfred Schumann, el descubridor de la resonancia Schumann, al que también asocia con el Haarp (este hombre murió muchos años antes de que se comenzara a funcionar siquiera, lo que demuestra la ignorancia de esta señora de hechos tan sumamente fáciles de constatar con una simple búsqueda), y nada menos que lo asocia con las sociedades Tule y Vril nazis, todo para intentar dar sentido a su alocada teoría pseudo-conspiranoica de tan bajo perfil. Las sandeces no paran ahí, asociando incluso la resonancia Schumann con la rotación terrestre, cosas que no tienen que ver más allá de la influencia de la magnetosfera, que tiene que ver no con la rotación de la Tierra, sino del núcleo terrestre, que no es lo mismo.

La guinda está en cuando según esta señora, la Tierra no gira sobre su eje ni alrededor del Sol… No señor: lo hacen en movimientos concéntricos en forma de hélice. Tócate las narices. Y además, todos los otros interrelacionan sus órbitas para dar lugar a fenómenos como la noche y el día. Pero no sólo eso: además, nada menos que intenta convencernos de que como no nos mareamos ni vemos estrellas corriendo a la velocidad el rayo, la Tierra no gira a 1.700 km/h, sino que va muy despacio o está quita. Ole, ole y ole. Ni en los sueños más húmedos del conspiranoico más recalcitrante esto podría haber pasado por su cabeza. Esta señora no parece entender que todo cuerpo dentro de otro se desplaza a la misma velocidad, y por tanto, no nota la velocidad del objeto superior hasta que este frena. Es el mismo fenómeno que pasa cuando vamos en tren. Según esta señora, nosotros tendríamos que salir disparados en el mismo momento en que un tren alcanza los 200 km/h, única razón por la que se me ocurre que alguien pueda sostener semejante majadería como la indicada antes. Es más, habla de la forma de girar del agua en un sumidero o del viento, sin pararse a pensar en que… ¡Sí! ¡Eso tiene que ver con la rotación del planeta!

En fin, si habéis visto el vídeo sabéis lo que quiero decir. Son estupideces como esta (porque no se pueden definir de otra forma) las que dan mala fama a lo alternativo. La cuestión es que hay gente dispuesta a creerlo, cuando el mero sentido común dice lo contrario. Pero es que además demuestra una ignorancia de unos mínimos que te hacen preguntarte que se pasa por la mente de semejante persona cuando se levanta por las mañanas. Esto debe ser el equivalente a la “loca de los gatos” en Internet, todo sea dicho sine animus ofendi