Hoy quiero hacer un comentario sobre una serie de anime que estoy viendo actualmente y que tendrá spoilers, así que si no la habéis visto, leed hasta la marca y cuando la hayáis terminado volvéis… O seguís, bajo vuestra responsabilidad. Quiero comentar esta serie en el blog porque, seamos sinceros, series como estas son las que hacen que ser anti-sistema merezca la pena. Porque por lo menos te das cuenta de hasta que punto no estás sólo en tu entendimiento de la realidad. Los autores de esta serie no sólo son un portento como guionistas (el argumento en general y el desarrollo de la trama son excelentes para una serie de anime, claramente orientada a adultos), sino que además han dejado muy claras sus intenciones respecto a lo que han querido transmitir a los espectadores con su historia, que no es otra que una radiografía de la realidad social en la que vivimos. Pero al contrario que series más oscuras y densas como Serial Experiments Lain, Psycho-Pass es una serie más clara y precisa, y sus metáforas, aún siendo profundas, son más específicas y fáciles de localizar si se sabe donde se está mirando.

psycho-pass

La trama de la serie describe los primeros días de la inspectora de seguridad Akane Tsunemori, una joven que acaba de salir de la academia de la policía y que debido al poco personal del cuerpo, tiene que encargarse de casos complicados desde un primer momento. Pero el Tokyo que se describe en la serie no es el actual. Ese momento de la historia del país es peculiar: un sistema llamado Sybil controla la sociedad por medio del llamado Psycho-Pass, que es una lectura del aura del individuo de forma que es capaz de determinar, no sólo su estado mental, si no también sus aptitudes sociales y su nivel de estrés de forma automática, de manera que prácticamente todo lo gubernamental pasa por sus manos, de forma que Japón se ha convertido en el país más próspero y seguro del mundo. Este sistema de inteligencia artificial controla lo que hace la policía por medio de los “dominator“, unas armas que pueden desde paralizar a hacer explotar a los delincuentes según su nivel de Psycho-Pass. En todo caso, quien dispara es un inspector o en su defecto un “ejecutor“, perros de presa que la policía usa para detener delincuentes (y razón por la cual la policía tiene tan pocos efectivos), que son humanos cuyo Psycho-pass es demasiado elevado para ser normales pero al tiempo son usados para cazar a otros delincuentes, aunque no son libres por ello. Sigue leyendo