Tag Archive: anti sistema


Aunque con las lógicas reservas ideológicas (afortunadamente, no muchas y muy veladas), tengo que coincidir plenamente con el contenido del vídeo que os muestro a continuación. Es claro, conciso y concreto. Nada que objetar. Parece mentira que sea alguien de izquierdas:

Esta otra entrevista es reciente, y aunque adolece de ser algo más política (teniendo en cuenta que La Sexta es el canal del Zapas, han ido con cuidadín con el tema ideológico, aunque al final le sale el ramalazo y los pone a todos en su sitio).

En general da gusto escuchar a la gente que tiene las cosas claras.

Sólo quiero hacer una pequeña referencia a un altercado que, seguramente en otras condiciones sería valorado por mi parte de forma diferente, pero que sinceramente, ahora mismo no me ha parecido del todo bien. Me estoy refiriendo a uno de los últimos temas de moda: la bulla a Rockefeller en Chile. He esperado unos días a poner mi crítica porque quería meditarla. Mi espíritu anti-sistema me dice que no es malo quejarse, pero, ¿dónde está el límite? Y sobre todo: ¿en qué punto la queja se convierte en vergüenza ajena y deja de tener cualquier validez? Creo que estamos ante un caso así.

No pongo referencia al vídeo porque es fácil verlo en YouTube, y la verdad, creo que con él se alcanzó ese punto que indicaba antes. Desde un punto de vista cínico, el vídeo presenta a un “anti-sistema” declamando justicia ante un poderoso banquero facineroso que nos tiene esclavizados. Pero yo lo que vi fue lo siguiente: vi a un energúmeno gritándole a un abuelo que no podía ni entrar en el coche (de hecho se ve que lo tienen que subir de una silla de ruedas al vehículo), mirando como un enfermo de Alzheimer cualquiera, sonriendo tontamente, casi se podría decir que babeando, mientras el otro simplemente se comportaba como un mono loco. Eso es lo que yo vi.

Sinceramente, me parece que era hacer el idiota. Si yo hubiera sido el que berreaba, tras montar el vídeo hubiera decidido no publicarlo (a no ser que mi afán de notoriedad hubiera superado mi culpa), porque claramente quedaría a la altura del betún. Sí, es cierto, es quien es, un sinvergüenza que durante décadas (y sus familiares antes) nos han estado puteando para conseguir un poder inmerecido. Y sí, hace 10 o 20 años, eso hubiera tenido mucho sentido. En esa escena, falla una cosa que todo anti-sistema debe considerar: amar incondicionalmente. Incluso a un enemigo que ha hecho tanto daño. Esa persona, con todo lo mala que es, no sólo no ha podido defenderse (ni sus guardaespaldas hacían gran cosa, creo que impactados por tal “ataque sorpresa”), sino que además, parece que ya ni siquiera es alguien a tener en cuenta. Sea como sea, ha sido un desafortunado incidente.

En cualquier caso, la Revolución Interior exige que seamos consecuentes con nuestra naturaleza espiritual. El amor incondicional es una regla básica para alguien que quiera definirse realmente como Anti-Sistema. Cualquier otra cosa es seguirles el juego a ellos, y eso, por encima de cualquier otra cosa, es lo que nunca hay que hacer.

El drama humano

Veía hoy un vídeo que me hizo saltar las alarmas en cuanto a lo egocéntricos que pueden ser algunos denominados anti-sistema. Es una supuesta “carta abierta” a Juancar, “the King of Spain”, donde es cierto que se dicen muchas verdades, pero también una mentira que retrata al autor: dice que “el pueblo está despierto” y que “no podrán seguir manipulando a nadie”. Es triste, pero es una mentira cochina.

Lo digo porque representa una cortedad de miras que sinceramente me parece preocupante. Decir que el “pueblo” (entelequia que no representa a nadie realmente) está despierto es como mínimo un ejercicio de ignorancia que no nos podemos permitir. Que sería nuestro deseo, sin duda, pero no representa la realidad. La gente está más dormida que nunca, y más que nada por lo que llamo “el mayor drama humano”: nuestra incapacidad de reaccionar ante los problemas.

Ahora la gente está enojada y molesta con las cosas. Es lógico, no hacen más que jodernos la vida y mandarnos a los infiernos. Es una pesadilla para millones, sin duda. Y aún así ya veis el aguante que tiene la peña: una huelga general de mentirijillas y ya está todo resuelto por un rato. El pueblo español es posiblemente el más pachones e insensibles a su realidad que existe en nuestro entorno. Habrá que ver que pasa cuando surja el corralito, pero hasta entonces, miel sobre hojuelas. Somos un pueblo tan sumamente vago y conformista que somos incapaces de reaccionar cuando directamente nos están robando a mano armada (la deuda está protegida por el estado, recordad). Pero la cuestión no es revelarse ni nada por el estilo. No se trata de hacer correr la sangre, lo que no debemos hacer. Es que no somos capaces de abandonar nuestros hábitos más lúgubres: televisión, cotilleo, fútbol, bares, fiesta… Nuestro “querido” King está disfrutando de lo lindo con los súbditos que le han tocado en suerte. A eso se le llama que te toque el pleno al quince. Ahora la gente está relativamente jodida, pero con un par de “planes E” la cosa vuelve a su cauce enseguida. ¿Una huelga para ir tirando? Nos la sirven en bandeja. ¿Que la cosa se va un poco (sólo un poco) de madre? No pasa nada: ganamos un mundial y vamos como nos duele la tripa… Ahora vienen navidades, así que otra época de tranquilidad para el King, Zapas y compañía. Y así nos la van enganchando una detrás de otra.

Así que no, queridos amigos: España no está despierta. Que una minoría de nada lo estemos no significa que los demás se cosquen de nada. Sí, todo lo malo es evidente, pero mientras haya pan y toros… Que nos quiten lo bailao.

David Icke tiene razón

Os dejo aquí una especie de documental curioso y que no es lo habitual dentro de lo estamos acostumbrados a ver en temática anti-sistema. Es una especie de biopic comprimido de los últimos 20 años de David Icke, considerado por muchos un “iluminado” (que no illuminati) que ha conseguido que muchos hayamos comenzado a andar. Es un “sensei” anti-sistema que a mi particularmente me ha iluminado parte del camino, y me lo ha despejado en buena medida. Tal vez sea más adecuado para aquellos que conozcan su mensaje, pero aporta una mirada a lo que generalmente no se conoce de un personaje que cuanto menos, tiró de la manta y levantó una gran polvareda, dejando al descubierto mucha de la basura que nos tenían preparada.

NO son anti-sistema

Yo no veo prácticamente nada la televisión, pero hoy he tenido la mala suerte de escuchar una barbaridad que, lógicamente, dicha por la Gran Caja de los Borregos, es una verdad total y absoluta. Que lo que ha pasado en Barcelona durante la huelga ha sido el producto de agresiones de “anti-sistema”. Naturalmente, también se nos confunde con okupas y con facinerosos etarras. Mi indignación hacía bastante que no llegaba a estos niveles.

Esos “señores” no eran anti-sistema, por mucho que los estén vendiendo como tal. Como resulta evidente para nosotros, no es más que una burda y estúpida forma de depreciarnos en la sociedad. Esos descerebrados no eran más que sindicalistas actuando fuera de el concepto de “piquete informativo”, un secuestro del estado de derecho que a estas alturas de la vida es intolerable. No voy a hacer crítica de la huelga, la que por supuesto, como muchos sabemos, no es más que una broma de mal gusto ideada por el Gobierno y los sindicatos, y que afortunadamente ha tenido un impacto mínimo gracias a que los españoles parecen volverse más cuerdos con los años.

Lo primero es que un anti-sistema es alguien que respeta a los demás, porque son sus hermanos. Un verdadero anti-sistema jamás levanta su mano a otro, porque lo ama. Alguien que levanta la mano a otro es un policía, un maltratador o un delincuente. Un anti-sistema de verdad jamás hace eso, porque la violencia es de descerebrados borregos que sólo saben seguir consignas de sus señores. Son esclavos impertérritos que están ahí para generar confusión y miedo, justo lo contrario que nosotros. Son seres deleznables que tendrán su justo castigo cósmico. Pero, ¿y nosotros? Debemos aguantar los envites porque así está hecha la vida de la mar: es dura y la ola te golpea con furor y estruendo. Al final nosotros siempre ganamos, porque la mar se pone en calma y amaina. Debemos controlar nuestra vida igual que el capitán controla su barco, para al fin llegar a puerto. ¿Y cuál es nuestro puerto? La libertad.

Ser anti-sistema hoy día

Cuando desperté hace ya nueve meses (aunque ya tenía mucho trabajo hecho antes, fue entonces cuando tuve mi “revelación”, que ya os contaré), no me había planteado ser anti-sistema en ningún momento. Los hay que son anti-sistema por razones políticas, económicas, sociales… Yo soy anti-sistema por razones espirituales. Estoy fuera del sistema porque una vez que desperté, automáticamente quedé fuera. Sí, vivo dentro de un sistema, sin duda, pero no sigo sus reglas. No quiero. Soy un ser humano, un ser de energía, de luz, y no me rijo por reglas humanas.

¿Que hay que seguir ciertas reglas para que no te descubran? Sí. Los radicales deciden que no quieren seguir ninguna caiga quien caiga, pero eso es absurdo. El sistema está siempre ojo avizor sobre quienes incumplen las reglas. Pero yo quiero que si me pillan, si el sistema me quiere joder, que sea por una buena razón, por algo realmente gordo. Por saltarme un semáforo en rojo, no, la verdad.

Se puede no seguir las reglas de muchas maneras: acciones tan simples y mínimas como no comprar en supermercados o productos de multinacionales es una cosa que sé que puedo hacer y que, cuanta más gente la hagamos, más daño haremos. Saltarnos ciertas reglas estatales también es posible. Hablar con tu entorno y explicarles porque deben serlo, también es algo a nuestro alcance. La mejor manera de acabar con un sistema es minándolo desde dentro, poco a poco, rayendo literalmente sus paredes hasta que se caiga por si sólo. Porque el sistema, en cuanto detecta que algo no funciona bien, lo elimina, o al menos lo intenta. Pero cuando no lo consigue, todo termina desembocando en una revolución, o al menos en un estado de excepción. Los que se dejan ver son rápidamente atrapados. Algunos dirán que no actuar así es actuar con miedo. Yo digo que es actuar con inteligencia.

Por último, me gustaría recomendaros este artículo sobre lo que es ser un guerrero de luz. Creo que es especialmente descriptivo:

http://starviewer.wordpress.com/2010/09/02/el-guerrero-de-la-luz-su-camino-hacia-la-impecabilidad-y-la-gestion-eficiente-de-la-energia/

A %d blogueros les gusta esto: