El otro día comentaba lo fácil que era manipularnos para conseguir llevarnos por donde ellos querían, y en efecto, difícil no ha sido:

Aparte de que la redacción de El País cada día es peor (no me refiero al equipo humano, sino a su forma de escribir, y sólo hay que echarle un vistazo a los titulares de la portada), aquí vemos claramente para qué nos han montado la que nos han montado. Más claro el agua. Somos unos jodido conejillos de indias que no hacemos otra cosa que roer y roer mientras experimentan sociológicamente con nosotros a ver qué hacemos y como lo hacemos. Como hasta ahora no habían conseguido nada respecto a intentar convencernos de intervenir, incluso matando gente en el propio continente, ahora ya van a las duras: vamos a meter caña con una oleada de peña (que hasta ahora estaba a buen recaudo, si no en su país, en campos de concentración, a la espera de un momento como este, ignorantes a su vez de que están siendo utilizados para esto) para que estos europeos comodones se sientan incómodos y pidan que hagamos algo de una vez… Y si no lo impedimos, lo harán. Lo triste es que no les cuesta nada. Sigue leyendo