Tag Archive: internet


th-5El título puede parecer algo pretencioso, pero como siempre, o comprimo mucho o me expando en exceso, así que voy a hacer las dos cosas y doy rienda suelta a mis luchas internas con total libertad… XD

Internet es el egregor de nuestro tiempo. Algunos lo llaman Zeitgeist, pero esta palabra germana no define el concepto en toda su extensión. Egregor sí. Suena más fea, sin duda, pero es la más exacta. De la Wikipedia:

 

Egregor es un concepto propio del ocultismo que viene a representar una “forma pensamiento” o “mentecolectiva de grupo”, esto es, una entidad psíquica autónoma capaz de influir en los pensamientos de un grupo de personas. La simbiótica relación entre un egregor y su grupo ha sido comparado con los conceptos recientes no ocultistas de empresa o corporación (como entidad jurídica) y el meme. Palabra de idioma de grecia antigua, que significa Angel. Egregores – Angeles, hombres de luz de Dios.

Sigue leyendo

Este es un mensaje para todos los neo-paranoicos anti-google que han surgido como la espuma después del anuncio oficial de la empresa del cambio de política de privacidad, que por algún motivo ha escandalizado a todo el mundo, y sólo para ellos. Y digo por algún motivo porque, como ya sabéis, este blog como otros muchos está formado por gente muy paranoica y conspiranoica, allá donde las haya, pero sinceramente, en este caso me cierro de patas. A continuación explico porqué.

Ahora mismo hay una cantidad de peña con la pinza totalmente ida por el tema de la privacidad de Google. Lo que a mi me escandaliza es precisamente que ahora se escandalice tanta gente: ¿Vosotros os creeis que no llevan haciendo eso durante años sin nuestro permiso? Lo único que están haciendo es simplemente ponerlo en negro sobre blanco, para que se entere todo el mundo de lo que llevan haciendo mucho tiempo. Esos datos los llevan vendiendo hace mucho tiempo a muchas empresas y los usan para su publicidad. ¿Cómo se mantienen más de 30.000 empleados a tiempo completo por todo el mundo (fundamentalmente en los USA), más los que estarán en otros regímenes laborales y los subcontratados y externalizados? ¿Con AdWords? No seáis ilusos. Y no estoy contando con la infraestructura interna, etc… Google tuvo una facturación (no beneficios, sino facturación) de algo más de 6.000 millones de dólares (que sí, parece mucho, pero no lo es tanto para una empresa como esta) el primer trimestre de 2011, por poner un ejemplo, y eso equivale a 19.000 (más o menos) dólares por trabajador y mes (contados anualmente), lo que en términos reales (descontando su sueldo, impuestos y demás), se queda en pecata minuta. Hay que mantener infraestructuras (cientos de miles de servidores por todo el mundo, lo que supone electricidad, instalaciones, mantenimiento, añadido constante de nuevas máquinas), edificios (los trabajadores comen gratis y tienen buenas instalaciones de trabajo, no como en este país…), y un largo etcétera… No flipeis: estas empresas están especializadas en no presentar públicamente más que cuentas maquilladas (en España, Google da pérdidas cuando de hecho factura millones anuales que, por supuesto, no se quedan aquí, sino que van para las américas…). Pero eso lo hacen todas las multinacionales, así que hasta cierto punto ni se lo puedes echar en cara… Tienen muchos más beneficios de los que cuentan, pero obviamente no se ven y no se pueden probar, claro. Así que para empezar, tenemos un primer asunto que aclarar: lo único que han hecho es hacer público lo que llevan tiempo haciendo, para que luego no puedan acusarles de otra cosa y durante años han vivido del “don’t evil” que tan famoso hicieron. Hay que ser muy ignorante de la vida para pensar que una empresa de estas dimensiones es “buena”…

Pero vamos al siguiente tema: a toda esta peña les preocupa mogollón que les inspeccionen el correo y les vean la marca de ropa que compran… Si no fuera porque ya de por si llevamos literalmente años dando nuestros datos en las redes sociales (recuerdo que hace unos cuantos añitos, todo el mundo estaba preocupadísimo con el Microsoft Passport -lo que ahora es el Messenger entre otras cosas- y desde hace 6 años la gente usa despreocupadamente el login de Facebook en no sé cuantos sitios sin más ni más, a lo que yo llamo una doble moral de tres pares de narices bien combinada con mala memoria y unas ganas de tocarle a Microsoft las bowls…) esto podría ser interesante, pero ahora mismo ya no tiene ninguna relevancia. Igual que ahora les ha dado por preocuparse de que vean lo que ponen en Internet, deberían haberlo hecho hace 6 o 7 años, porque la situación en realidad no ha cambiado en absoluto. Cualquier información que dejas fuera de tu control personal es susceptible de ser usada, inspeccionada y manipulada al antojo de quien posea la infraestructura física donde se halla esa información. Poner el grito en el cielo ahora es cuanto menos estúpido.

Pero vamos a un tercer tema que es el que más me interesa: la privacidad. Esa preocupación porque vean lo que tienes, aparte de idiota, es normal en quien de forma totalmente inconsciente y boba ha usado Internet como si todo el monte fuera orégano. Y bien, en el caso de los usuarios estándar de informática es comprensible porque muchos hasta creen que Internet está en su ordenador (literal, me lo han llegado a decir a la cara). Pero hay una cantidad bastante importante de gente que lleva años metida en la red y que ahora se escandaliza por estas cosas cuando más o menos saben como funciona todo este tema. Luego ven conspiraciones por todos lados pero son incapaces de darse cuenta de lo que tienen delante. Viven en un bucle optativo en el que cíclicamente se pone de moda la privacidad y hay que luchar a capa y espada por ella, para luego volver a relajarse otra cantidad de años. Pero el problema fundamental es que esta misma gente (y todos los demás, en realidad) pone o deja información en la denominada “nube” de forma totalmente acrítica (me da igual que sea en público o en privado) sin tomar en consideración ninguna de las cuestiones arriba indicadas, de forma que aunque no sean conscientes de ello (o nieguen la plana), esos datos están ahí, de forma incontrolada, y ponerlos en esa situación es cuanto menos peligro de muerte en lo que se refiere a esos datos.

Yo hace años que decidí que en Internet solo habría cosas mías que quisiera que estuvieran ahí, que fueran pública o privadamente accesibles y sabiendo que lo están leyendo. Todo lo que yo quiero conservar en privado, que sólo quiero que sepan determinadas personas y que no quiero que nadie pueda llegar a saber sin mi consentimiento y conocimiento, me lo guardo en mi ordenador y mis dispositivos de almacenamiento. ¿Por qué creéis que ahora les ha dado a todo el mundo la venada de poner todo en Internet, en la “nube”, poniéndolo todo super-bonito y de fácil acceso? Voy a decirlo por si algún despistado no está siguiendo el discurso: ¡SI! ¡Precisamente para tener un acceso directo y fácil a todos tus datos! Vais de conspiranoicos y sois unos meros aprendices de brujo. Lo más terrible de todo esto es que encima, para más inri, la gente, de forma totalmente desorganizada y estúpida, entra en este juego y luego pone el grito en el cielo porque se le roban datos, por la privacidad y no se cuantas leches… ¡Pero no seáis ignorantes de la vida, por Dios! Poned en Internet, ya sea en público o privado, sólo la información que no os importe que los demás puedan llegar a ver en un momento dado. Claro, que para eso hay que tener un control y un cuidado que por lo que parece la mayoría no quiere tener. Me parece bien, pero luego no podemos venir con quejas.

Existen múltiples alternativas para todo. ¿Correo? Puedes instalar uno privado en tu casa: hMailServer, MailEnable y otros están disponibles para poder instalarlos en casa y tener el correo en local. ¿Archivos? Servidor SSH, por ejemplo con FileZilla Server, por poner un caso (hay muchos), y tu disco duro ya está en la nube. ¿Gestión documental? Esto ya es más difícil pero hay soluciones disponibles: con Apache y PHP en tu equipo, puedes tener aplicaciones completas web funcionando, incluso tu propio sitio web. ¿Acceso a todo eso? Sitios como DynDNS proporcionan la posibilidad de tener un nombre de dominio propio para acceso completo al equipo. Con un buen Firewall y Antivirus, el círculo se completa. Sí, que las conexiones en España son una KK y todo eso, pero chicos, si lo que queréis es privacidad total (o lo más total que esté en vuestra mano), este es un medio ideal para hacerlo. ¿Qué no sabemos mucho de informática? Para eso está el familiar o amigo informáticos, y si no, os jodéis y aprendéis vosotros, que ya vale de rapiñar el tiempo de los demás. Y si no, pues oye, a Google otra vez. Para eso está, ¿no?

(Y por favor, eso de ir a otro servicio alternativo a Google ni lo mencionéis, que luego decís que se os ríen en la cara…).

La Red

(C) 2012 El Roto

Soy entusiasta de Internet, desde que hace ya 16 años comenzara a usarlo en el centro de cálculo de la Universidad de Valladolid, en aquella sala chunga llena de equipos, muchos con Windows 3.11 y alguno ya con Windows 95, con un Internet Explorer que servía para conseguir descargar el Netscape (como ahora con Firefox o Chrome… XD)… Todo lo que te descargabas entonces eran fotos, de una resolución pésima, y los pocos textos que provenían fundamentalmente de Yahoo!. Aquellos eran los felices primeros tiempos de la ignorancia…

Como con todo lo bueno en esta vida, te enganchas a ello, aunque nunca he sido fanático ni he tenido problemas de adicción con estar “conectado”. Si me he tenido que pasar días sin ver el correo, lo he hecho hasta con cierto gusto, incluso. Pero trabajo para generar sistemas en la red, así que inevitablemente mi contacto con el mundo conectado es bastante importante, y claro, eso te da una cierta perspectiva de las cosas. Si además eso lo unes una perspectiva conspiranoica y antisistema, entonces tienes un caldo de cultivo perfecto.

Siempre me ha gustado la historia, porque permite saber porque las cosas son como son ahora. Aunque Internet siempre haya tenido una aureola hippie contracultural y rancia, sus orígenes no tienen nada de contracultura ni rancio. Internet, como muchos ya sabéis, no se ha llamado siempre así: inicialmente se llamaba ARPANet, porque sus creadores fueron la ARPA (ahora DARPA), que es un brazo tecnológico y estratégico del sistema militar-industrial estadounidense, para generar un sistema de información y comunicación indestructible, capaz de aguantar lo que se le eche. Pero esta es una visión un tanto reduccionista de la historia, ya que si hubiera sido así, este invento jamás hubiera llegado al público. Los militares nunca sueltan sus verdaderos inventos a la población civil, o lo hace de forma sumamente reducida. Pero en este caso, el intento llegó con toda su magnificencia al gran público, y eso es lo primero que debería hacernos sospechar. Es bien sabido que la élite nunca permite el uso de sus inventos hasta muchas décadas más tarde de su invención (un ejemplo no muy conocido es el cine en 3D, que lleva inventado tal y como lo conocemos desde los 50, pero que sólo en la década pasada ha comenzado a utilizarse tanto en cines como en televisores, y la verdad es que casi se lo podían haber guardado…), pero en el caso de Internet, prácticamente unos pocos años después estaba usándose a nivel académico y diez o quince años después en empresas y usuarios particulares en USA… Si no comprendes bien como funciona la élite, nada de esto te extraña, pero bien, continuemos.

La Red causa adicción, eso lo sabemos. Hay personas que no pueden vivir sin ver su correo o responder sus mensajes inmediatamente a recibirlos. Algunos tienen que consultar la Wikipedia para todo y los juegos online son la nueva droga (falta de sueño, dejación de obligaciones, aislamiento, etc…). Junto con la bondades de un sistema “relativamente neutral”, existen muchas cosas que no son tan buenas, pero muchos dirán: “Ah! Eso es culpa del humano”. ¿Seguro? La mayoría de los seres humanos, tengan la edad que tengan, tienen un déficit de madurez genético que les impide entender que son fácilmente manipulables, que su mente es arcilla en manos de los neuro-lingüistas y que están sustituyendo una vida por otra, una irrealidad donde sólo importa la capacidad de generar “amigos”, “dinero” y “tiempo” virtuales. Es un mundo aparte del mundo, y eso tiene consecuencias. Y eso sin contar con aquello de que Internet es un derecho… Alucinante.

Hay gente que clama ahora porque “quieren cerrar Internet porque nos da libertad”… ¡Ilusos! ¡Nunca ha existido tal libertad! Al igual que en el estado de derecho, de lo que he hablado largo y tendido en este blog, la libertad en Internet es una ilusión. Una ilusión basada en el hecho de que te hacen creer que tienes libertad de decisión cuando en realidad sólo puedes decidir entre las opciones que ellos te plantean: una cárcel con rejas invisibles. La versatilidad de Internet además acentúa la ilusión, porque da la impresión de que es prácticamente imposible controlar ni limitar nada en ella. Falso. Como ha demostrado el caso Megaupload, cerrar Internet sería tan sencillo como, en un momento dado, cerrar Google, Facebook y Hotmail. Esos tres sitios serían suficientes para que el 80% de la Red dejara de funcionar y nos dejara desconectados. Pero es incluso más fácil. Si los gobiernos dicen, unánimemente, a las operadoras, que apaguen los servidores DNS o desconecten los routers, la desconexión sería total. Esto se podría hacer en un par de días o tres. Y ya da igual como sea de flexible la Red o de dinámica: sin conectividad no hay Red que valga (sí, desconectar los DNS no anula Internet, pero la gente no piensa en términos IP, sino de nombres de dominio, con lo que a efectos prácticos no sería capaz de conectarse). Se acabó. Y si piensan que nunca harán eso, es que son ustedes más ilusos e idiotas de lo que pensaban.

Ahora ya nos tienen a todos en la Red, y ahora pueden recogerla. Nos tienen a todos totalmente dependientes de ese sistema que, por otro lado, no deja de ser una realidad virtual, muy bien traída, sin duda, pero no es real. Al no ser real, al ser una construcción artificial, puede ser detenida por su creador en cualquier momento, y por tanto, atrasar a la humanidad 50 años de un plumazo. Eso sí, tendremos caros equipos tecnológicos que sólo podremos usar offline. Somos peces en un mar de estupidez y latrocinio que en cualquier momento desaparecerá como un espejismo. Este año van a pasar cosas, y cuando pasen, lo que menos interesará es que todo el mundo se entere. Independientemente de otras consideraciones, lo de Megaupload ha sido un experimento. No muy bueno, todo sea dicho de paso, porque hay múltiples alternativas (bendito torrent…) y con el tiempo nos olvidaremos del tema, pero tampoco mucho tiempo, porque el invento puede irse al carajo en cualquier momento. Mi recomendación es que os gusta la información, recopiléis toda la que podáis y la pongáis a buen recaudo. Será oro puro cuando ya no tengáis acceso a ella.

Internet no es un derecho

Aunque este tema no parezca ir con este blog, nada más lejos de la verdad. Llevamos años ya, sobre todo en publicidad, oyendo eso de que “Internet es un derecho”. Al principio a mi me sonaba raro, pero después me fui dando cuenta de que había trampa, pero no veía donde. Ayer me di cuenta del rollo, y es lo que os voy a explicar a continuación.

Vivimos en lo que se denomina un “estado de derecho”, es decir, un país gobernado por la ley. Leyes por ahí, leyes por allá, y me lo sé porque mi asignatura favorita de la carrera que no terminé por aburrimiento era “Derecho constitucional”, un alias para “Derecho político”. Es decir, como se hacen las leyes. Todo son leyes en un país como el nuestro, y los de nuestro alrededor. Sin embargo, tras el telón, todo es semántica. Se suponía que esto era el “gobierno del pueblo” (democracia, o como queráis llamar a la entelequia esta), pero no, como dice la misma Constitución (que gran trampa, hay que quitarse el sombrero), España se constituye legalmente como un estado de derecho, es decir, un país gobernado por leyes, no por personas. Esto puede parecer ser muy bueno, ¿verdad?, pero como he dicho, es una cuestión de semántica. Cuando son las leyes las que gobiernan, no gobiernan las personas, y por lo tanto, estamos ante un gobierno totalmente impersonal y orientado a la rectitud total y absoluta, caiga quien caiga.

¿Y qué tiene que ver esto con nada? Bueno, es fácil. Si abrís una Constitución (ya sé que el 80% no lo habéis hecho, aunque sólo sea para llorar de frustración), veréis que tenemos unos “Derechos fundamentales”: libertad, igualdad, información, intimidad, etc… Si os fijáis bien, están escritos ahí porque se nos conceden: los tenemos porque están escritos ahí, y se supone que es la Constitución quien los garantiza, simplemente porque se supone que ha sido aprobada por “mayoría”. ¿Veis dónde quiero llegar? Nos han concedido nuestros derechos, los que nosotros suponíamos inherentes a la persona, como decía la Declaración de Independencia americana (os aconsejo encarecidamente su lectura, es corta y muy reveladora). Es decir, cada vez que crean un “nuevo derecho”, queda registrado en la ley, pero debido a eso, también es posible quitarlo de la ley. Es decir, si mañana por el motivo que sea, se aprueba una Constitución que diga que tenemos derecho a quemar casas, eso será un derecho fundamental, y si a su vez se aprueba que se elimina el derecho a la privacidad de las comunicaciones, pues ya sabéis lo que toca, ¿no? Es decir, no es que la Constitución simplemente “indique” que tenemos un determinado derecho, sino que nos lo está concediendo. No es fácil darse cuenta, pero si se tienen unos ciertos conocimientos legales, uno se acaba dando cuenta de eso tarde o temprano.

En el caso del “derecho a Internet” (como dice el anuncio), no había caído hasta ayer cuando me di cuenta de que cada vez más países están creando leyes que “garanticen el derecho de acceso a la red”. Es decir, que nos conectamos porque es un servicio más, como pedir una pizza, pero en el momento en que se convierta en un derecho, automáticamente eso significa que en cualquier momento nos pueden quitar ese derecho. ¿Veis qué fácil es jodernos? Algo que parece tan sumamente bueno y adecuado, se convierte en un arma culturalmente mortal en manos de la élite que nos gobierna. Claro, con la publicidad llevan haciendo un trabajo estupendo, pero ahora ya están pasando a lo serio, a lo de verdad, y eso nos debería preocupar a todos. Porque en el momento en que se crea un derecho, se pueden crear excepciones a ese derecho, lo que implica que en cualquier momento, a determinadas personas o sectores se les permitirá el acceso o no dependiendo de según que circunstancias legales. El que a estas alturas aún no vea la trampa es que es ciego, idiota y muy ignorante. Y esto se aplica, claro, a cualquier otra cosa a la que llamemos derecho. Incluido a la vida. Y sólo hay que ver los ataques a la neutralidad de la red. Llegan tiempos interesantes…

A %d blogueros les gusta esto: