Tag Archive: mentiras


La falsa conspiranoia

Lamentablemente vivimos en un mundo relativo en el que todo puede relativizarse, y esa es una de formas en que la élite nos manipula. La conspiranoia, al vivir en un medio neutro en el que no hay una diferencia esencial entre lo demostrado y lo demostrable, es un caldo de cultivo ideal para desinformar y manipular a la gente que tiene una creencia (no conocimiento) de que algo va mal y tiene “esperanza” (terrible concepto) de que las cosas pueden cambiar. Una prueba de ello es esto que me acabo de encontrar y que os inserto más abajo. Pero primero quiero hacer una breve explicación de porqué el vídeo es falso, y la verdad, es muy fácil demostrarlo.

El vídeo habla de la teoría del geocentrismo, es decir, aquello que ya se suponía negado de que la Tierra es el centro del Universo (físicamente hablando, claro está). Cuando lo veáis, intentad no suspender vuestra razón y analizad cada palabra. El problema es que si intelectualmente no se tiene una preparación mínima científica es fácil conseguir que los demás piensen lo que nosotros queremos pensar. Precisamente en este vídeo en YouTube han desactivado los comentarios porque es tan fácil de desmontar la teoría que hasta un niño de 11 años podría hacerlo.

Se dice entre otras cosas (la mayor parte del vídeo en realidad sólo es una diatriba “nosotros tenemos razón, los demás no” y cansa bastante, pero yendo al meollo…) que no es posible que la Tierra se mueva sobre su eje o sobre cualquier otro eje (el solar, por ejemplo), porque nosotros notaríamos el movimiento. Bien, para desmontar esto no hace falta ni siquiera ir a la física matemática, con la mera experiencia cotidiana vale: si vais montados en un vehículo a una velocidad y aceleración constantes (como se supone que viaja la Tierra), si fuerais con los ojos tapados y no vierais el movimiento del vehículo, no notaríais en ningún momento que el vehículo se mueve. Sólo cuando este acelera o desacelera, notáis un pequeño movimiento que indica que ha cambiado el estado de la aceleración. Esto se nota incluso mejor en un tren. Si habéis viajado en el AVE, por ejemplo, habréis notado que durante el viaje la mayor parte del tiempo no sentís ningún tipo de cambio en vuestro cuerpo, y sólo durante los acelerones y desacelerones sentís el cambio de estado. Esto de hecho puede experimentarse también incluso corriendo o andando, donde si conserváis la aceleración notaréis que de hecho, todo es estacionario y la sensación de estatiticidad es permanente. Esta es una ley física que indica que un cuerpo estacionario en un cuerpo en movimiento lleva la misma velocidad (sea esta cual sea) que el cuerpo contenedor, de forma que dentro del cuerpo contenedor todos los objetos permanecen estacionarios a la misma velocidad que el cuerpo contenedor. Si la aceleración del cuerpo contenedor varía de forma positiva o negativa, los cuerpos contenidos, al estar en estado estacionario, notarán el cambio y se adaptarán a él. Por eso, si la Tierra gira siempre a la misma velocidad, nosotros JAMAS notaremos que se mueve, ni tampoco la atmósfera, como se justifica en el vídeo, ya que la atmósfera es un cuerpo dentro del cuerpo principal (la Tierra no es sólo el cuerpo físico esférico, sino todo lo que lo acompaña) y por tanto se moverá, como nosotros, a la misma velocidad que la Tierra. Esta es la razón por la que cuando sacamos un cuerpo fuera, como un satelite o una estación espacial, ese cuerpo tiene que equipar un corrector de trayectoria, porque si no lo llevara, esa trayectoria quedaría automáticamente desfasada respecto a la rotación de la Tierra. Que a estas alturas haya que explicar esto me parece cuanto menos irrisorio, si no preocupante…

Pero hay más. Se habla también de que la Tierra no se mueve porque, según su “teoría” (por llamarlo de alguna forma), si lanzamos un proyectil desde una dirección a otra, oeste a este, más concretamente, que es la dirección del “supuesto” movimiento de rotación, estos proyectiles deberían sumar velocidad y si lo lanzamos en dirección contraria, deberían restar velocidad. Aquí se usa una ley física muy conocida y de la cual hay vídeos de sobra que permiten comprobarlo, como aquellos en que se lanza una pelota desde un vehículo a velocidad constante y se ve como si se lanza en el mismo sentido de la marcha del vehículo, el proyectil va más deprisa y si se lanza en sentido contrario, va más lento. ¿Por qué? Esta ley física dice que cuando un cuerpo es lanzado desde otro cuerpo, sus velocidades se suman. Si lanzas el proyectil en el mismo sentido de la marcha del vehículo, la velocidad de ambos se sumará. Pero si lo lanzas en dirección contraria, también se sumarán: la velocidad del cuerpo lanzado, al ir en dirección contraria a la del cuerpo lanzador (es decir, en velocidad “negativa” a la del lanzador), deberá ir a más velocidad que el cuerpo lanzador para conseguir resistir y superar la velocidad del lanzador, de manera que se demuestra que si lanzas una pelota con la mano desde un coche en dirección contraria, la pelota parece que no supera más que un par de metros, mientras que si lo haces en dirección contraria, parece ir mucho más lejos. Sólo si pudiéramos lanzar la pelota a más velocidad que el coche podríamos conseguir superar la aceleración de este y por tanto, llegar más lejos (siempre en dirección contraria). Bueno, pues a pesar de usar esta teoría con mucha habilidad, no parecen caer un un detalle: estacionariamente, el cuerpo lanzado parte del lanzador, pero una vez lanzado, ya son dos cuerpos independientes, con lo que el cuerpo lanzado ya no acompaña la velocidad del lanzador, sino que tiene su propia velocidad y es cuando se suman ambas. Mientras el cuerpo el cuerpo lanzado no sea lanzado, irá a la misma velocidad y no notará el movimiento del lanzador. Pero parece ser que hay que saltarse esta regla para creer en su versión: ellos dicen que si tu lanzas un proyectil con un cañón, por ejemplo, debería ir más deprisa de este a oeste que de oeste a este (dirección contraria), y eso no ocurre. ¡Claro que no! Porque el proyectil, así como el cañón… ¡Están dentro de la Tierra! Son objetos que acompañan a la tierra y por tanto SIEMPRE van a lanzar el proyectil a la misma velocidad (esto partiendo de que el movimiento del aire fuera nulo, claro). Podéis hacer la prueba vosotros mismos: en un coche, lanzad una pelota al final del todo y que os la devuelvan; la pelota siempre irá a la misma velocidad dentro del coche, pero la inercia dentro del vehículo es cero. Este experimento que dicen en el vídeo se tendría que haber hecho lanzando el proyectil hacia afuera para ver que ocurre… ¡Oh, wait! ¡Si ya se ha hecho! Cada vez que se lanza un cohete al espacio exterior, el cohete no tiene que gastar tanto combustible porque tenga que superar la gravedad… ¡Si no para vencer la velocidad inercial del planeta! Tiene que conseguir más velocidad que la Tierra para escapar de su velocidad inercial, porque si no, siempre caerá dentro (esta vez sí, por la gravedad).

Pero aún queda otra. Veréis (en la mitad del vídeo “interesante”, porque el resto es paja pseudo-religiosa-filosófica) que esgrimen (esta se la peor demostración que he visto nunca) que la Tierra está quieta y que todo lo demás se mueve a su alrededor porque si hacéis un típico efecto fotográfico de cámara fija con el obturador abierto durante un tiempo de exposición, se ve como las estrellas tienen una trayectoria circular alrededor nuestro, dejando una estela. Estos vídeos, de los que se repite varias veces el mismo, sólo demuestra una cosa: que algo se mueve. Pero no podemos saber, de forma racional, qué es lo que se mueve: si la Tierra o las estrellas. De hecho,  intuitivamente, esto sólo demuestra que las estrellas están fijas y la Tierra se mueve. ¿Por qué? Porque la punta de la estela siempre parte del mismo punto, y permanece fija en ese punto durante toda la exposición, lo que demuestra que es un elemento estacionario con respecto al objeto que se mueve. Si fuera al revés, la punta de la estela (como en los con-trails de lo aviones a reacción) se movería junto con el objeto a cierta distancia. Pero no es así. Sólo con esto, la prueba ya no vale para nada, pero además, podemos decir otra cosa: el eje en el que se ve que se mueven las estrellas no es la estrella polar (semejante barbaridad), que ni siquiera está situada en el eje terrestre, sino el propio eje de la Tierra, que genera ese movimiento vorticial que se ve en el vídeo. En fin, lamentable…

Como conclusión, simplemente decir que este vídeo es basura. El problema, como siempre, es que la mayoría de los que lo ven no tienen unos conocimientos físicos básicos suficientes para comprender los procesos que ocurren durante el movimiento (que se aprenden más o menos en los últimos cursos de primaria o EGB como en mis tiempos) y por tanto, colar este tipo de argumentos falaces es sencillísimo. Me he decidido a escribir el artículo en cuanto lo he visto porque sinceramente, me parece una demostración demasiado chabacana de como intentan desinformarnos de cosas tan importantes haciéndonos creer que es en nombre de nuestra liberación como seres humanos. Hay ahí fuera muchas cosas que son mentira, ya lo sabemos, y que tenemos que aprender a entender qué ha pasado de verdad, pero esta no es una de ellas. Es evidente que no podemos demostrar ni que la Tierra se mueve ni que no se mueve, desde nuestra perspectiva subjetiva terrestre, pero desde que tenemos satélites en el exterior sabemos que la teoría heliocéntrica es correcta, y negar esto es retroceder siglos en un mínimo conocimiento de nuestro entorno. Pero una cosa que me ha llamado realmente la atención es que niegan el heliocentrismo porque nos hace “insignificantes”… Parece ser que no sólo hay que demostrar que la Tierra es el centro del Universo sino que además eso demuestra que somos más importantes… ¡Cuanto cristiano radical hay por el mundo! Nosotros somos igual de importantes seamos el centro del Universo o no (de hecho, en realidad lo somos, porque el Universo es infinito al menos por lo que sabemos, y por tanto, todos y cada uno de nosotros somos el centro del Universo), pero parece ser que en la eterna lucha dualista bien-mal, hay que dejarlo muy, muy clarito… Os dejo con el vídeo para que paséis un rato entretenido descubriendo estas y otras falacias…

No suelo hablar de economía en este blog, porque no es el sitio apropiado para hablar de ello, aunque recientemente me desquité, que tenía ganas. Siempre he dicho que las personas, dentro de la libertad que le es inherente, tienen derecho a crear sus negocios y desarrollarlos libremente, y que las personas tienen derecho a tener trabajo, que precisamente los negocios permiten poner a su disposición. Los pequeños y medianos negocios son en general la sangre económica de un país, y sus participantes (ya sean los que lo crean y mantienen o los que trabajan en él, a los que en realidad no les diferencia nada más que un papel) son parte integrante de una aventura en la que a todos les va bien cuando todos ponen su empeño en llevar la aventura adelante. Sí, lo que generalmente se suele llamar economía de libre mercado.

Pero esta gente es diferente. Esta gente es esencialmente una suerte de depredadores para los que todo vale y que no tienen el más mínimo titubeo en destruir la vida de la gente. Pero es que eso no es libre empresa: es capitalismo galopante puro y duro, que ha aprovechado lo bueno de un sistema orientado al progreso general de la sociedad para enriquecerse indecentemente no ya sólo a costa de los compradores, sino incluso de los empleados. La explotación en el tercer mundo tampoco escapa a sus garras, y mientras, no sabemos que cuando compramos una pieza de ropa o un juguete barato para nuestros hijos, realmente estamos hundiendo más y más en la miseria a miles de personas. Y no sólo en los centros comerciales.

Este documental habla de Wal-mart, pero es aplicable a toda multinacional que existe en el planeta. Porque ellos no han llegado allí siendo buenas personas, sino destruyendo todo a su paso: empleados, negocios locales, clientes, esclavos en otros países… Para ellos no son personas, sino mera mercancía con la que comerciar. Sed conscientes a la hora de consumir que sois libres de elegir, pero también fácilmente manipulables y en parte colaboradores de este estado de cosas.

Infancia y espiritualidad

Los niños son espíritus puros; no los estropeemos

Este artículo me ha parecido especialmente interesante:

La espiritualidad garantiza la felicidad de los niños (y de los adultos, añado…)

El artículo hace hincapié en una cosa que me parece fundamental: cuando no buscamos fuera lo que necesitamos, cuando no deseamos otras cosas y cuando desarrollamos nuestro auto-conocimiento, salimos ganando en todos los sentidos. El mirar dentro de nosotros mismos nos garantiza que nos conoceremos y seremos capaces de explotar nuestro potencial, entre otras cosas, que incluye la felicidad. Cuando te conoces, no te tienes miedo, y no te asusta lo que tienes alrededor. Respetas a los demás y vives en un estado en el que no te sientes sólo ni desprotegido, además de no ansiar tantas cosas como desde pequeños nos obligan a desear. Eso, inevitablemente, lleva a conseguir un ser humano completo, holístico, no basado en las necesidades materiales sino en los objetivos vitales.

Es simplemente inmoral como desde pequeños aleccionamos cultural y socialmente a nuestros hijos para que sean clones nuestros, dándoles lo que nosotros creemos que necesitan pero que no son más que morralla que va a condicionar su desarrollo futuro y su madurez. Resulta escandaloso como los atiborramos de cosas, ideas absurdas que no querríamos para nosotros y estupideces flagrantes, y luego queremos que se conviertan en personas de bien y maduras que sepan vivir una vida plena. ¿Pero nos hemos vuelto idiotas o qué? ¿Por qué seguimos manteniendo mentiras como Santa Claus, los reyes magos, el ratoncito pérez y demás estupideces? Les engañamos porque creemos que así son más felices, creyendo en mundos de piruletas que son básicamente proyecciones de nuestros propios deseos; porque además, mantenemos sobre ellos formas de control que son simplemente estúpidas, y que no querríamos para nosotros mismos. Los tenemos esclavizados en un materialismo que roza en muchas ocasiones lo escandaloso, mientras luego crecerán imbuidos por ideas totalmente contrarias que les harán cada vez más infelices. Por un lado les enseñamos a “compartir” mientras luego les ponemos horas delante de la tele para que aprendan a querer más y más… Simplemente estúpido…

Yo lo veo, lo percibo a mi alrededor. Generación tras generación, nuestra especie ha ido degenerando hasta el punto en que no seremos capaces ni de levantarnos por la mañana. Hemos creado una raza de sub-humanos que sólo pueden rebozarse en los lodos de su propia auto-insatisfacción, sin más mira que localizar el próximo lodazal en el que revolcarse, como los cerdos que el sistema cree que somos. Nosotros seguimos trasladando esas ideas a nuestros hijos, mientras las mismas van degenerando con cada generación. Sólo las personas valientes pueden enfrentarse a la realidad que nos impone el sistema y enseñar a sus hijos valores reales, naturales, y esas personas serán plenas y vivirán el día de mañana según sus principios, los que además de los aprendidos se habrán ido creando. En esta vida, la única misión de un progenitor es enseñar a sus hijos a ser independientes, a vivir de acuerdo a si mismos y a ser libres para decidir responsablemente (de forma madura). Cualquier padre que falle en esto habrá fallado en todo lo demás. Cuando traemos a un hijo al mundo, debemos protegerlo hasta que este es capaz de ser por si mismo, de forma independiente. Durante ese camino, habremos de intentar que sea capaz de ser independiente, de que ese objetivo se logre. Cualquier otra cuestión sobra y nos hará fracasar. Esa es nuestra única misión como padres. Si no estás dispuesto a enfrentar ese reto, no deberías tener hijos, porque implica que sólo deseas tener descendencia por tu propio interés egoísta. Entonces te darás cuenta de que tus padres también fracasaron contigo. Y así lleva siendo por mucho tiempo (aunque no por siempre, afortunadamente…).

Seamos grandes y hagamos grandes a nuestros hijos. Ellos no pidieron venir y les obligamos. Por lo menos, tenemos la responsabilidad de enseñarles a vivir, aunque eso es difícil cuando la mayoría de la gente no sabe ella misma lo que es vivir. Así, la Gran Mentira se perpetúa por siglos y condiciona el futuro de la humanidad, que no podrá salir de su estado infantil nunca. Debemos enseñar a nuestros hijos a ser libres, a entenderse y comprenderse a si mismos, amarse a si mismos y a los demás, a no necesitar nada que no necesiten para vivir, a comprender que ellos son lo demás y lo demás es ellos. Tal vez si así lo hacemos, vayamos consiguiendo humanos más elevados, seres espirituales con mayor comprensión de si mismos y de lo demás y consigamos una humanidad que rebase todas las facetas y vaya creciendo como especie cósmica y espiritual. Los seres con alma debemos ser conscientes de nosotros mismos y avanzar, y para ello, los niños son fundamentales. Ellos, ciertamente, son el futuro. Y de nosotros depende que ese futuro sea de luz.

PD: Os dejo este artículo de Miguel Jara sobre los partos, al menos en este país… Si las cosas ya empiezan así desde que nacemos, ¿cómo podemos esperar que sean mejores después?

Parir no rima con extracción

¡Separad, separad, malditos!

Ocasionalmente hablo con compañeros, amigos y familia de los elementos que configuran el sistema en que vivimos. Les recuerdo hasta que punto nos han condicionado mentalmente para seguir determinadas pautas que interesaban o interesan en un momento dado, y aplicadas de la forma correcta (propaganda), puedes conseguir que millones lo sigan sin pararse a pensar en si lo que están siguiendo es válido o tiene base de algún tipo. Esto mismo pasa con el reciclado, que es lo que paso a comentar.

El reciclado es uno de los grandes mitos modernos junto con el feminismo y las ONG, temas a los que dedicaré sendos artículos más adelante. Me meto con el reciclado el primero porque me está reciente y porque se basa en uno de nuestras preocupaciones básicas: el mundo en que vivimos. Uno de los grandes éxitos del sistema ha sido convencernos de que somos NOSOTROS los que estamos descojonando el medio ambiente y el planeta en general, tirando basuras, no reciclando, etc… A continuación voy a demostrar la falsedad de esta afirmación, pero antes quiero poneros en antecedentes para que os vayáis haciendo idea de como está la cosa. Una de las razones fundamentales de porqué se nos hace creer esto es que el que el ser humano es ombliguista por naturaleza: tenemos la extraña idea de que todo pasa a través de nosotros, y yendo a personalizar en cada uno, creemos que tanto lo bueno como lo malo que pasa en el mundo es culpa nuestra. Sí y no, pero concretamente esto que estoy tratando ahora, va a ser que no. El medio ambiente es un ser vivo en si mismo, un conjunto complejo de procesos que interactúan entre sí y en los que, evidentemente, influenciamos. Pero lo que debemos entender es que lo primero de todo, nosotros no somos los que estamos jodiendo el planeta. Ya lo hacen, y muy bien, otros por nosotros. Desde que surgió la revolución industrial, inevitablemente la contaminación hizo aparición en nuestras vidas para quedarse indefinidamente. La lógica básica del industrialismo y el capitalismo es que hay que avanzar siempre, y para eso la producción no puede parar nunca. Da igual que algo se compre o no: ha de producirse constantemente, y esa producción ha de consumirse o destruirse, para a continuación seguir produciendo, en un círculo vicioso que no termina nunca. Según esta lógica, se producen constantemente materiales que tienen una vida útil (cada vez menor gracias a la obsolescencia programada) que o se tiran (lo antiguo) o se reciclan (lo nuevo), volviendo a generarse un nuevo ciclo que, inexorablemente, seguirá dando vueltas hasta que no de más de si. Así, en un momento dado en el siglo XX, apareció la genial idea de estructurar y sistematizar el reciclado como vía para volver a fabricar productos reaprovechando lo ya existente. La idea parece estupenda, ¿verdad? Pues no lo es tanto, por lo menos para nosotros. Sigue leyendo

Sólo hay una cosa que me está bloqueando los chakras estos días y son las manifestaciones estas del “15M”, auténticas barbaridades de desesperación social, o eso pretenden. Escribo esto para dar mi opinión al respecto e intentar poner un poco de juicio en toda esta sinrazón. Que no será porque no he dicho esto muchas veces, pero lo voy a repetir bien alto: ¡OS LA ESTÁN METIENDO DOBLADA, IDIOTAS!

Entre los que están fomentando esta idiotez de Democracia Real Ya (buscad en Google, amiguitos, y veréis de que palo va todo esto) hay dos bandos: los que por ignorancia extienden la palabra (recordemos que la política es una forma de religión donde los políticos aspiran a ser Dios) y se llevan inconscientemente a miles de borregos por delante, y los que entienden perfectamente lo que pasa y lo fomentan (debunkers y desinformadores), metidos en el sistema hasta las trancas. En cualquier de los dos casos, se está fomentando lo que el sistema está produciendo para lograr su objetivos, pero el peor sin duda es el bando de los ignorantes (de los debunkers te lo esperas), porque dan a entender que van a de “antisistema” cuando ni ellos mismos entienden como funciona el sistema.

Vamos por partes: lo más básico que tenemos que entender es que el sistema funciona a golpe de conflictos, como he explicado en varios artículos y comentarios. En el conflicto el sistema siempre tiene las de ganar, ya sea a un nivel político, social, cultural o incluso físico, porque tiene la fuerza en todos esos ámbitos para contrarrestar cualquier oposición. Pero además, el conflicto hace avanzar su agenda, ya que le permite obtener resultados en base a problemas generados por ellos mismos. Problema-Reacción-Solución. Desde antiguo viene siendo así y los casos más recientes son el 11S, el 11M y tantos otros. Son conflictos y problemas generados por el propio sistema para conseguir sus objetivos, como el control del petróleo o de un país.  Y ahora alguno se preguntará a que viene esto. Sencillo.

Una manifestación, huelga, sentada, etc., es un conflicto en su misma esencia. En este caso, el conflicto es “pueblo contra sistema”. Aparentemente suena muy bien, pero no deja de ser un conflicto como cualquier otro. En este caso, se está aprovechando la mala leche que ha acumulado la gente en los últimos 3 años para conseguir un objetivo. ¿Cuál? Luego voy mencionando posibilidades. ¿Y quién? También haré alguna mención. Lo importante de todo esto es que todas esas personas, muchas de buena fe, están gastando tiempo y energías inútilmente para hacer avanzar la agenda de la élite política de forma totalmente inconsciente. La cuestión es que todo este follón el lunes quedará olvidado y los rescoldos se irán apagando a lo largo de la semana, porque el movimiento de protesta habrá conseguido su objetivo: que todo cambie para que todo siga igual.

Cualquiera que razone un poco y se pare a pensar en ello sabe que en este país NADIE se mueve espontáneamente. Jamás en la vida se ha producido un acto social espontáneo. Ya jamás pasará. Así que lo primero es que tenéis que olvidaros de eso de las “manifestaciones espontáneas”. Todo ha sido preparado desde Facebook, Twitter y los SMS. La mayor parte de la gente que empezó ese tema son gente de organizaciones políticas juveniles radicales y de ongs (dos tipos de organización fundamentadas en el sistema). Después se ha producido un cierto efecto llamada, claro, pero ni creo que sea tan grande como dicen ni que haya ido tan bien. De hecho se puede ver vídeos en los que los propios manifestantes no se ponen de acuerdo en qué hacer. A eso se le llama estar organizado. Pero después empezaron a salir en la televisión, la prensa, etc… Incluso en algunos sitios se hace publicidad de DRY (me suena a “martini seco”…), justo lo que se necesita para… ¿Qué? A eso voy. El que no vea que este es un movimiento organizado para minimizar los efectos de la crisis y permitir publicitar al PP y el PSOE por todos lados, es que tiene que comer muchos cereales todavía, porque o es un niño o tiene que madurar bastante. Sólo se ve por todo lados el NO al PPSOE, “Ni PP Ni PSOE”… PP y PSOE por todos lados. Por Dios, ¿soy el único que ve que esto es propaganda basica de parvulario? Está metiendo esas siglas por todos lados, es publicidad subliminal, y la gente tragando carros y carretas. Y otra técnica de propaganda básica: niegale a gente algo para conseguir que lo quiera. Psicología inversa lo llaman, para que no nos demos cuenta de que es uno de los procedimientos de marketing más importantes. Pero ya no es sólo eso: es darle a la gente esperanzas de un cambio que nunca ocurrirá. En eso nuestro querido Zapas es un maestro, lo lleva haciendo casi 8 años. Y con excelentes resultados.

Y ahora la pregunta del millón: ¿quién está montando todo este pitote? A mi, claro, me resulta bastante evidente, pero vamos a ir siguiendo los pasos hasta ahora. Hace 3 años saltó una crisis galopante que no tiene visos de acabar. La gente está superquemada y nuestro gobierno de masones está siguiendo al pie de la letra los dictados de la élite internacional. La situación se está agravando (y más que lo va a hacer). Pero hay que tener en cuenta una idiosincrasia puramente española: mientras que en la mayoría de los países de nuestro entorno la gente protesta a la mínima, porque tienen sangre en las venas, los españoles somos como de cartón piedra. Esto es un hecho evidente. Dicen que somos muy “latinos”, o sea, muy apasionados y efervescentes, pero eso sólo pasa en tres cosas: sexo, fiesta y fútbol. Cualquiera que viva en este país y que no sea imbécil sabe que esto es así, tanto nacional como extranjero. En general, muchos extranjeros se llevan una gran decepción cuando vienen a vivir a España, porque las cosas no son ni mucho menos como creían o entendían, o habían visto en el típico lugar de vacaciones de playa. España es diferente, sí, y lo nuestro nos ha costado. La élite necesita que España se mueva al estilo de Grecia o, mejor aún, de los países árabes que recientemente han sufrido el ataque solapado de la CIA & company. Pero es que eso en este país es casi imposible. Con una crisis increible, problemas económicos y financieros por todos lados, paro galopante, y un buen número de problemas adjuntos que todos conocemos, y en este país la gente es imposible que el cabreo se manifieste de forma natural. La gente sigue en sus terracitas, hablando de su fútbol y su belenesteban, seguimos comprando coches nuevos a destajo, se siguen comprando casas a unas hipotecas guapas, y todo sigue igual, como si nada pasase. Así que tenían que idear una manera de generar mala leche entre el personal. Rubalcaba ya hizo sus pinitos con los SMS en el 2004 (cuando ni Facebook ni Twitter existían, y desde luego ahora te preguntas si su creación no estaría orientada específicamente a ser usados para estas cosas), y ahora están volviendo a repetir procedimiento. Sí, amigos míos, es el gobierno quien está montando todo este pollo. Por medio de organizaciones subversivas y ongs que les deben unos cuantos favores, están organizando esto con la esperanza de que resulte en algo efectivo. Pero alguno dirá, ¿y por qué? ¿Por qué van a tirarse piedras en su propio tejado? Sobreestimais la capacidad de la gente de controlar sus procesos mentales. No están tirandose nada encima de nada: son los pobres diablos que están en Sol los que les están haciendo la cama al gobierno y la oposición, por las razones antes comentadas. De esta manera, generan crispación social (¿os acordáis de aquella famosa entrevista de Zapas con Gabilondo donde Zapas le decía al Iñaki que les interesaba que hubiera crispación? ¿No os dais cuenta de que es lo que llevan haciendo 8 años?), mantienen a la gente ocupada con esperanzas vacías (siempre lo son) y conseguirán una abstención mínima o como mínimo igual a los anteriores comicios, todo ello sin tener que lanzar una gran campaña mediática institucional, para terminar votando siempre a los mismos. Y así, el círculo se cierra alrededor nuestro atándonos aún más a este sistema del carajo.

¿Pesimista? Al contrario: mi recomendación es que no hagáis ni puñetero caso, sigáis con vuestras vidas (y por favor, no votéis), os comportéis como auténticos antisistemas, no comprando innecesariamente, no viendo los medios masivos y haciendo crecer el amor y la compasión entre vosotros sin crispación ni conflictos. Esa es la única forma de vivir y esa es la forma en que no quieren que vivamos. Demostrémosles que no les queremos siendo espíritus libres viviendo en el amor. Sólo así venceremos.

Borregos yendo a votar...

El título proviene de la expresión usada por el autor del Blog de Mino en esta entrada sobre la farsa de la democracia. Me llamó la atención en su momento y no está exenta de cierta ironía. La cuestión es que este año, desde hace tres, volvemos a tener “fiesta de la democracia”, y claro, aunque este no es un blog sobre política (al menos actual), no puedo dejar de volcar mis reflexiones al respecto, sobre todo porque veo que los blogs anti-sistema se están animando en este sentido. Lo que no deja de ser irónico, una vez más.

Particularmente, mi mayor preocupación es que gente que se dice anti-sistema anime a votar, como he podido comprobar recientemente. Esto tiene dos posibles causas: o el auto-denominado anti-sistema no entiende bien el funcionamiento de la democracia (especialmente en un país como el nuestro), o bien es un infiltrado. Personalmente prefiero la primera opción, pero no juzgo. La cuestión es que este desconocimiento sobre como funciona el sistema democrático es alarmante, especialmente entre quienes se dicen contrarios al status quo, lo que viene a indicar que realmente están en contra de algo que no entienden. Me gustaría aportar mi granito de arena en este sentido, ya que aunque vengo hablando de ello en el blog y en otros blogs de forma más o menos continua, no está de más resumir un poco y ver de qué trigos vienen estas pajas.

Hagamos un poco de historia. Remontémonos a hace aproximadamente 250 años. Estamos a finales del siglo XVIII y la ilustración está en boga en toda Europa (menos aquí, como de costumbre). El que me diga quien montó la ilustración se lleva un sugus. ¡Exacto! Bien hecho: la masonería. Prácticamente el total de los ilustrados eran masones, ya fueran pensadores, artistas, políticos, etc… La ilustración tuvo sus orígenes profundos y mayores representantes en Francia, uno de los bastiones de la masonería. Sus ideales de libertad, igualdad y fraternidad cristalizaban en los salones de las cortes europeas de una forma sin igual. Hay que entender también que al siglo XVIII se le llamó “el siglo de las luces”. La luz es uno de los símbolos básicos de los masones, como metáfora de la inteligencia y la sabiduría. Para el que con razón se pregunte como era posible que en las monarquías absolutas se permitiera el florecimiento de este tipo de ideologías, la respuesta es muy sencilla: los reyes de esos países también pertenecían a la masonería y sociedades secretas afines. Y si no pertenecían, los toleraban porque servían a sus intereses. No es el objetivo de este artículo explicar el porqué de esto, lo dejo para otra parrafada, pero para quien no quiera esperar tanto, le puedo recomendar lecturas de Icke o Bramley, entre otros, que informan adecuadamente sobre estos asuntos. Pero volvamos al tema. La cuestión es que estos masones se llevaban batiendo el cobre para conseguir sus objetivos desde hacía ya unos cuantos años. Desde el siglo XVII (de hecho, rozando el siglo XVI) que surgieron en Escocia e Inglaterra (como descendientes de los cruzados), estos masones tenían un objetivo principal: destruir la monarquía autoritaria (también llamada antiguo régimen) para imponer un sistema basado en sus ideas comunales: libertad, igualdad y fraternidad. Esto, que suena tanto a revolución francesa (por razones obvias), es el fundamento de su sistema básico de creencias: los masones se consideran seres totalmente libres, iguales entre ellos y hermanos (por eso se unen en “fraternidades” o “logias” y se llaman a si mismo hermanos e hijos de la viuda, cosa en la que no me meteré ahora porque requiere más explicaciones de las estrictamente necesarias en este momento). Como no se le escapará al lector avezado, estos son los fundamentos de nuestros sistema social hoy día en occidente. ¿Qué cómo hemos llegado a esta situación? Bueno, a eso voy.
Sigue leyendo

Escribo este artículo como contestación al artículo del Blog de Mino, “El VIH ¡no existe!“, que no sólo comparto sino que además refrendo. No he querido escribir todo esto en el propio artículo porque iba a ocupar casi tanto como el propio post y me parece un poco irreverente para con el anfitrión del citado blog. El único problema que le veo a este artículo es que, por desgracia, no dice lo que es realmente el SIDA.

Más allá del miedo, el mercadeo con la muerte, los pingües beneficios y toda una suerte de extravagancias a las que hemos sido sometidos desde entonces (aquello del intercambio de saliva en los besos, que tiempos…), lo que realmente es el SIDA es CONTROL. Ha sido uno de los últimos mecanismos erigidos por la élite para lograr el control sobre todos nosotros de tal forma que no sólo ha conseguido el poder sobre nuestra conciencia, nuestra personalidad, nuestro comportamiento y nuestra vida en si misma, sino que además nosotros se lo hemos permitido de tal forma que, lamentablemente, ahora ya va a ser francamente difícil de erradicar de nuestra cultura.

Imagínense a las millones de personas, sólo en el primer mundo, que han caído en la trampa. ¡Y sin pruebas! Lo más alucinante de todo es que simplemente decidimos confiar en lo que nos dice un extraño (el médico), y ni siquiera razonamos de forma crítica lo que nos dice. Sólo obedecemos. Hemos delegado la responsabilidad sobre nosotros mismos hasta el punto en que ni siquiera nos cuestionamos lo que recibimos de las “autoridades”. Somos una raza aún demasiado joven para entender que no sólo somos capaces de ser responsables de nosotros mismos, sino de que debemos hacerlo. Nos llega alguien un día y nos dice: “tienes SIDA”. Sólo nos enseña un test que supuestamente demuestra que así es, tenemos esa enfermedad. No nos paramos a pensar un momento sobre qué significa tal cosa. No investigamos. No decidimos comprender exactamente en toda su dimensión qué significa esa expresión y su alcance. Simplemente nos entra un acojone supino y ahí nos quedamos, patidifusos. Como si nos dijeran que tenemos un cáncer (enfermedad real pero también parte de la gran mentira médica de nuestro tiempo. Así, se ha conseguido no sólo arruinar literalmente millones de vidas (maldita eugenesia), sino que otros miles de millones viven literalmente en el miedo. Pero nadie nos dice porqué. Sólo se nos dice que no es verdad, que no debemos tener miedo. Y es cierto. Pero por muchas pruebas en contra que se quieran presentar, no presentamos la razón real de esta conspiración. Esto es lo que quiero desarrollar en este artículo.

Sigue leyendo

Topos hay en todos sitios

Y para muestra, este artículo:

http://es.sott.net/articles/show/1919-Enterrando-la-Hipotesis-Vegetariana

Partir ya del hecho que desde hace tiempo se ha demostrado como incierto, que es el hecho de que los humanos somos omnívoros, da como resultado que el resto del artículo es igualmente una falacia. No, amigos míos, no somos omnívoros. Aunque a nosotros no nos lo parezca, no estamos capacitados para comer cualquier cosa como durante mucho tiempo se nos ha hecho creer. Comemos carnes y pescados principalmente por su gusto, pero nada más. Aunque los orígenes del hombre están hoy puestos en duda más que nunca, nuestro pasado primate nos delata, y que sepamos, los primates son crudívoros (es decir, vegetarianos que no procesan alimento alguno), con la excepción de algunas subespecies de chimpancés, precisamente los más violentos. Nuestro metabolismo no está bien preparado para procesar carnes y pescados, y como digo, sólo lo hacemos por el gusto culinario, nada más. Los vegetales son los únicos alimentos que no causan daño alguno al ser humano (aunque por supuesto hay que comerlos de forma correcta, ya que no se puede juntar cualquier alimento con cualquier alimento porque sí). En el mundo moderno es normal sentirse mal después de una comida, de manera que hemos institucionalizado el uso de “ayudantes” estomacales e intestinales de forma que sin ellos no podemos pasar, cuando ni tendríamos necesidad de ellos ni de dolores si comiéramos bien. Evidentemente está la cuestión moral sobre no comer animales, pero por esa regla de tres tampoco podríamos comer vegetales, que son seres vivos al fin y al cabo. Ya no se trata de una cuestión moral, si no de salud. Comer carnes y pescados, grasas saturadas, quesos duros y otra gran cantidad de productos artificiales (por supuesto, los procesados están descartados, como las latas de conserva, pizzas, hamburguesas y demás mandanga). Yo aún no soy completamente vegetariano, pero estoy avanzando en ese sentido, y os puedo asegurar que los beneficios para la salud son inmediatos. Desde que como mucha menos carne y otros productos animales tengo menos dolores, estoy más activo y despierto, y enfermo menos. Esto no es una panacea, ya que hay que combinarlo con otras actividades como ejercicio (es más conveniente el yoga), una actitud espiritual y mental sanas y tener ganas de vivir, pero evidentemente, lo que somos empieza por lo que comemos, y si comemos otros animales, el resultado son toxinas, envenenamiento de la sangre, fermentaciones y otros males que provocan las enfermedades modernas: cáncer, enfermedades cardiovasculares, etc… Ah, y ser vegetariano no significa ser idiota. En lo único que estoy de acuerdo con el artículo es en que se han sustituido las carnes por azucares y harinas blancas, que son las que realmente causan los problemas. A lo que no apunta el artículo es que todo ello combinado provoca los problemas. Ser vegetariano no significa que se deban consumir azúcares y harinas blancas a mansalva. Todo lo contrario. No son productos naturales, y por lo tanto son perjudiciales. Esta afirmación puede ser radical, pero es lo cierto: prácticamente nada creado por el hombre nutricionalmente hablando es bueno, para la desgracia de todos nosotros que hasta ahora estábamos en la ignorancia. La regla es: no comer nada que no sea vegetal ni crudo. Si quieres comer algo cocinado, cocínalo tú mismo con productos naturales, y sobre todo que no sean fritos. Las patatas fritas están mucho mejor (tanto desde el punto de vista saludable como del sabor) sin dejar que se frían del todo, sino con una consistencia blanda y sabrosa, como la hacen las madres que fríen patatas cortándolas a mano. Aún así, no es bueno comer muchos fritos.

En fin, no quiero alargarme más en esta ocasión. Pero por favor, no caigamos en la falacia de creer que podemos comer cualquier cosa porque eso, simplemente, no es cierto. Seamos inteligentes, y para ello, comamos también de forma inteligente.

En este vídeo, el doctor Leonard Horowitz, autor y divulgador de información acerca de la industria de la medicina y sobre todo temas controvertidos como el SIDA y el cáncer y su relación con esa industria y la sanidad estadounidense, nos habla de como el sistema virtualmente el sistema sanitario nos mata. Es largo, pero muy instructivo.

Como WordPress no deja poner videos de Megavideo, os dejo el enlace para que podáis disfrutarlo a gusto.

http://www.megavideo.com/?d=UF1NRDJ3

A %d blogueros les gusta esto: