Tag Archive: música


La conspiración de la música

IMG_0667.JPGDescansando la mente unos días en la Costa Dorada, en la neblina de los pensamientos extraños que acechan al despertar, cuando todavía no eres muy consciente de ti mismo ni de nada y como mucho recuerdas que estás en un lugar extraño y recóndito de tu mente, llega por la ventana una mezcolanza de sonidos extraños, filtrados por el sonido del viento del mar (menos mal), de las diversas actividades humanas a pie de playa que pugnan unas con otras por la supremacía del mal gusto y la zafiedad. Pueden ser los que practican “zumba” playero, los que van con el coche emitiendo sonidos guturales por el aparato de sonido y que de alguna manera que no logro descifrar es música para ellos, etc… Estas actividades en general tienen como nexo común que usan unos géneros “melódicos” (sí, ya lo sé…) que siendo analizados, básicamente son ritmos primitivos sin ningún orden ni concierto fundamental. Simplemente son toques orientados a despertar nuestro lado reptiliano. Sin querer menospreciar los ritmos de los pueblos menos desarrollados culturalmente del planeta (a los que profeso cierta devoción como entidades sociales), que fueron creados fundamentalmente con motivos iniciáticos y religiosos, para la creación de una vibración interior especial y que no tienen nada que ver con lo que tenemos que estamos obligados (jodidos) a escuchar porque es una constante allá donde mires, lamentablemente los gurús modernos de lo que es chic han sentenciado que esto es lo que debes escuchar si quieres ser, o parecer al menos, contemporáneo.

IMG_0665.JPGY claro, al convertirse en mera moda que va y viene, como indico en el título, deviene en postureo, otra palabra de moda pero que por su procacidad inherente define perfectamente mi desdén por el tema que estoy tratando. Como indica la palabrita en si, es todo una pose, una “postura” superficial que se adopta para dar a entender o parecer algo. Se puede ser seguidor de tal o cual postura, pero hay que seguir la postura. Ya no es meramente una moda, algo que muchos hacen, sino que has de ser un “seguidor”, un “creyente”, y has de incorporarlo a tu vida como si se tratara de un dogma. Y esto lo podemos ver continuamente en el día a día, y sobre todo en esta época de claroscuros que es el verano, que es cuando nuestra superficialidad subyacente se muestra en todo su esplendor. Tendemos a mostrarnos de forma despreocupada, cuando el resto del año nos escondemos todo lo posible, porque sentimos aborrecimiento de nosotros mismos, y porque nos preparamos para que cuando se nos vea bien en todo nuestro esplendor, se vea eso, esplendor, aunque realmente no lo haya. Todo es tan superficial en verano que incluso “creamos” superficie allá donde no existía. Generamos donde no había o cambiamos lo que había por otras cosas que consideramos mejores. Y al final, todo ello da lugar a un conjunto completo de parcialidades imperfectas, cosa de lo que nos damos cuenta al final del verano y nos da ánimos para volver a intentar mejorarlo al año siguiente. Sí, muchos no hacemos estas estupideces, pero somos minoría respecto a los que sí, auténticos seguidores del postureo veraniego. Y esa música machacona y estúpida que inunda todo es simplemente la banda sonora perfecta para este panorama lleno de color falso, feo de “bonito” que es. Es la melodía perfecta para un mundo imperfecto, y que cada día lo es más. Apelan a nuestro lado más primitivo pero no para volvernos mejores, conectarnos más a la naturaleza y generar una vibración de comunicación y unión, sino precisamente para todo lo contrario (de todo lo que acabo de mencionar). Volvernos amorales es el objetivo fundamental, y para eso tienen que “separarnos”, “arrancarnos” de nosotros mismos. Porque sin una moral y ética determinados y IMG_0666.JPGcomunes, es fácil crear fragmentos, no sólo entre nosotros, sino en nosotros mismos, y de esa forma, rompiéndonos, generar seres mecánicos y cada vez más imperfectos, divididos en nosotros mismos, y por último, darnos el estacazo final y convertirnos en meros esclavos que en vez de dinero o una vida sencilla, pediremos meros placeres físicos sin ningún contenido ni finalidad. La vacuidad en estado puro.

Y así estamos. El postureo como forma de vida, de pensar y de trascender a la nada. El postureo en cada aspecto de nuestra vida. El vacío total de contenido en cada cosa que hacemos, y al final, en lo que somos. Trascender al postureo es difícil una vez que estás dentro porque o vienes ya preparado de antes o después ya es complicado dar marcha atrás. Ahora vosotros tenéis que definir su vais a caer en el postureo o si vais a intentar trascenderlo. Tenéis que elegir si queréis ser o parecer. Es vuestra elección y antes de hacerla tenéis que pensar en las consecuencias de una y otra opción. Porque el libre albedrío existe sólo si bajamos la cabeza, somos humildes a las consecuencias y las asumimos como propias. Lo hagamos o no, después no tendremos la opción de quejarnos de la opción elegida. Así que pensadlo bien. Vuestra vida depende de ello.

 

 

Dios es música

Sólo os quiero invitar a que escuchéis esta obra inédita recién grabada de Mozart. Independientemente de su de sobra conocido talento (se cree que fue escrita en su época pre-adolescente, con unos 11 años), lo único que se puede decir es que si podemos decir algo sobre la música es que Dios está en ella. Disfrutadla cómodamente porque te hace vibrar de una forma superior.

La flauta mágica

Cartel de la obra

Ayer asistí con Ana a la representación de la clásica ópera drámatica de Mozart, que se supone cerraba la temporada de eventos musicales en el Auditorio de Zaragoza. No había visto la obra antes y por tanto tenía una cierta expectación, aunque Wolfgang no suele defraudar a sus correligionarios (y eso teniendo en cuenta que no soy especialmente fanático de su música). La representación en general fue correcta y aunque sigo pensando que a los tenores en Zaragoza les bajan el volumen, no voy a hacer crítica porque no es este el motivo del artículo.

Lo interesante que quiero constatar es el hecho de que nos hallamos ante una gran obra lírica… Masona. Como no había visto antes esta ópera, no sabía exactamente que me iba a encontrar (obviamente, sí había oído fragmentos, pero no conocía a fondo el argumento). Ya leyendo el panfletillo que te dan al entrar comienzo a albergar sospechas que, de todas formas, no me eran indiferentes (vamos, que me lo esperaba), pero después (y gracias a los subtítulos que afortunadamente están empezando a poner en muchos sitios) pude comprobar que mis intuiciones eran ciertas: las referencias a la mitología masona eran constantes, como las de los cuernos de la luna (como se pueden ver en el cartel), las de Isis y Osiris, constentes sobre todo en toda la segunda parte, las referencias a los “iniciados” como seres excelsos que alcanzan los más altos niveles de existencia, etc… Siempre me había maravillado que el cristianismo hubiera inspirado a tantos grandes artistas para la realización de otras grandes obras de la música, pero me quedaba por ver como la masonería también había logrado semejantes logros por su lado. Mozart es bien sabido que pertenecía al menos, que se sepa, a una logia vienesa, y no dejó escapar la posibilidad de realizar una representación adecuada al nivel requerido a su lealtad. Las cabezas tapadas son un ejemplo de como inician en muchas logias, aunque según sabemos, ahora mismo se estila más simplemente vendar los ojos del iniciado. Las pruebas en el templo nos dan otra idea de como la obra en si es una sucesión de eventos masones de iniciación para aquellos que quieren alcanzar la vida superior, hombres y mujeres. Prueba de que la masonería no hace distingos entre hombres y mujeres es que los dos protagonistas, Tamino y Pamina (hija de la reina de la noche), los dos enamorados, entran en el templo como iniciados al final de la obra habiendo superado las pruebas que los dioses les han impuesto. Tamino representa al príncipe de la luz y Pamina a la princesa de la oscuridad, un mito masón muy habitual (luz y oscuridad son un elemento místico permanente de las sociedades secretas), la fusión de la dualidad genera la perfección buscada por la masonería. Por otro lado se representa al pueblo llano, aquel incapaz de alcanzar la perfección en la piel de Papageno, el pajarero (u hombre pájaro) que da la nota cómica a la obra pero que representa la incapacidad del hombre inferior para lograr la superación, ya que sólo se deja llevar por sus bajos instintos (la comida, la bebida, el sexo, etc…), de forma que le es imposible ir más allá de sus posibilidades espirituales. Por último, Sarastro es el sumo sacerdote del templo de la sabiduría, que representa los más altos ideales masones de libertad, igualdad y fraternidad, como se demuestra en sus diálogos, siempre conciliador, pero inflexible en las reglas de los dioses para impartir justicia. La reina de la noche es la enemiga a batir, la que representa los más bajos ideales e intenta persuadir a los protagonistas de que deben terminar con Sarastro. Hay que tener en cuenta que la obra se estrenó (septiembre de 1791, dos meses antes de la muerte de Mozart) cuando se prohibió la masonería en Austria, con lo que hay una gran significación en todo este argumento de la lucha entre la luz y la oscuridad. No quiero dejar pasar aunque sea rápidamente el hecho de como se organizó el escenario (el auditorio sigue teniendo una asignatura pendiente en ese punto) de la sala (precisamente) Mozart: primero un conjunto de “portales” que atravesaban los personajes entre la zona iluminada y la más oscura, y en el segundo acto, los mismos postes luminosos pero sin el dintel, simbolizando las dos columnas masonas de iniciación. Desde luego el que hizo la escenografía sabía lo que hacía.

En resumen, creo que artísticamente es una excelente obra, pero simbólicamente retrata perfectamente el proceso de iniciación a los altos ideales masones, y Mozart lo quiso dejar claro a sabiendas de que su obra iba a ser polémica, y precisamente por eso (no era lo que se dice alguien moderado). Los símbolos estaban ahí para los que quisieran verlos y entenderlos, supongo que en una época en la que la masonería aún deseaba algo bueno para la humanidad en términos generales. Aunque no nos confundamos: como sociedad secreta siempre ha estado controlada por fuerzas oscuras y eso no debemos olvidarlo nunca. Que muchos masones no quieran verlo no implica que no sea cierto. Al menos podemos disfrutar de una obra que ensalza el espíritu por encima de todo lo demás, y eso es algo que hay que agradecerle al chaval vienés de risa fácil.

Hay innumerables casos de como la élite controla mentalmente a la población por medio de la música. Cuando en los 50 auparon a Elvis a lo más alto, lo hicieron con la sana intención de introducir distorsiones en la sociedad americana de la época, que luego siguieron desarrollando con el movimiento hippie o la píldora anticonceptiva. Básicamente, todos los movimientos conducen a los mismos culpables. En la música en general ocurre lo mismo, especialmente si es patrocinada por el sistema. Un caso especial, que también ocurre en el mundo del cine y la televisión, es que la élite te pone delante fachadas (cortinas de humo) que parecen ser reivindicativas o de queja y que sin embargo no son más que lo mismo de siempre. Me acabo de encontrar con un caso de estos.

Mirando el blog Despertares me encuentro el siguiente post: Marta Sánchez, una mujer despierta. La sana intención del post es informar sobre que parece que Marta Sánchez es alguien anti-sistema que nos hablaba, ya hace años, en un videoclip, de como la élite gobierna controlando el rebaño. Sí veis el vídeo (correspondiente a la canción “Dime la verdad”), sí, así parece ser. Pero algo que ocurre con la gente que no está del todo despierta es que no se da cuenta de las sutiles señales (o no tan sutiles, como en este vídeo) de que se están riendo de nosotros y encima nosotros nos reímos con ellos. Paso a explicar porqué.

El vídeo parece explicar una verdad: que somos controlados por una élite que nos dirige como si fueramos un rebaño y que destruyen todo lo que no les interesa. Y es cierto. Ahora, lo primero que tiene que preguntarse un despierto es lo siguiente: este vídeo, junto con la canción, fue grabado por una discográfica multinacional para mayor fama de una artista que, recordemos, sólo es una intérprete: ella canta lo que le dan. Uno de los conceptos básicos que debemos tener siempre en la mente es que el sistema nunca promociona nada que no sirva a sus intereses. Otro de los conceptos básicos es que la élite tiene un gusto especial por decirnos la verdad oculta en sus mensajes atontadores. Y tiene aún mayor gusto en programarnos mentalmente para que aceptemos sin rechistar sus maniobras. Todo esto que he dicho está aglutinado en este vídeo. Vamos por partes. Por un lado, Marta Sánchez aparece enseñando carne en absolutamente todo el vídeo (de hecho, si leeis lo comentarios del vídeo en YouTube, la mayoría, como buenos borregos, se dedican a ensalzar la belleza de la mujer antes del contenido del vídeo; recordemos también que durante años esta mujer ha sido un muñeco del sistema para enviar mensajes de todo tipo a la juventud, desde sus inicios artísticos, lo que recuerda a casos Monarca en todo el mundo, como Britney Spears, Christina Aguilera o Miley Cyrus más recientemente). Este es un conocido condicionamiento mental masculino que la élite despliega constantemente para distraer y poder introducir los conceptos que busca introducir de forma más sencilla (en el caso de las mujeres, ellas admiran a una mujer tan hermosa y querrían parecerse a ella, con lo que el efecto conseguido es el mismo). El resumen del vídeo es este: “os estamos diciendo como controlamos el mundo y vuestras mentes, para que os vayais acostumbrando mientras mirais agilipollados a la piba esta que está tan buena para que el mensaje cale más y mejor“. No creo que la cuestión requiera muchos más comentarios, pero por supuesto voy a seguir profundizando.

Ejemplos de esto que os digo los hay a patadas. Un caso del que tardé en darme cuenta fue el de la canción “Europa VII” de La oreja de Van Gogh. Este grupo, que podemos catalogar de “grupo anuncio”, y en general bastante impersonal, se sacó de la manga una canción que técnicamente era un lavado de cerebro de apoyo a la globalización y a los desastres terraqueos relacionados con el calentamiento global, la superpoblación, y cuyo vídeo (y letra) estaba a su vez plagado de referencias del sistema a sus intereses. Cada vídeo a su manera te cuenta cosas que pueden o no ser verdad pero que a cualquier humano le afectarían, y atraen tu atención de distintas maneras (por un lado el sexo, por otro la conciencia global). Y estos son dos casos sólo españoles. Si viajas fuera la cosa ya es para echarse a temblar, especialmente en las américas (y no hablo sólo de USA).

En general, cualquier persona despierta tiene que darse cuenta de estos detalles, aunque es comprensible que los que empiezan se confundan más a menudo. Estos vídeos, además, están llenos de referencias de la élite (sinceramente, me resisto a usar el término “illuminati” porque está tan trillado que ha perdido todo el significado), simbología y usos y maneras, que seguramente un analista avezado podría criticar en su blog. Yo invito a todos a que lo vean de forma escéptica y crítica y saquen sus propias conclusiones. Ante todo hay que estar alerta y despiertos, porque te la pueden colar por el sitio más insospechado.

A %d blogueros les gusta esto: