Tag Archive: sexualidad


Yerma

yermaHace poco estuve en una representación de Yerma en el Teatro Principal de Zaragoza. En general no estuvo mal, con una puesta en escena sorprendente (instalaron un “río” y “llovió” de verdad en una de las escenas finales, lo que sorprendió bastante en ese momento). Pero más allá de la mera crítica artística, en la que no me voy a meter porque no es mi objetivo, quiero tratar el asunto de lo que realmente cuenta esa historia. Porque, en realidad, Yerma no habla de una mujer estéril. Habla del espíritu femenino subyugado a la existencia.

Lorca utiliza la sintomatología social de su época para describir unas relaciones malsanas entre hombres y mujeres, que en realidad son intemporales, porque desde que existe la sociedad patriarcal siempre han sido así. Podríamos trasladar con bastante éxito esa historia a los tiempos modernos de múltiples maneras, ya que realmente sólo cambia el entorno y tal vez los condicionamientos culturales, pero poco más. La mujer sigue estando atada, en vez de al marido (aunque muchas todavía lo están, con eso me meteré luego), a la sociedad, que se ha convertido en su nuevo amo y señor. Y quiero aprovechar, por supuesto, para introducir en este artículo una idea sobre la que vengo a querer escribir desde hace tiempo pero nunca sale la oportunidad: el feminismo como la nueva forma de gestión de la esclavitud femenina en nuestro tiempo. Sigue leyendo

Llevo unos meses en una investigación personal que, a mi pesar, sé que me va a traer más tristezas que alegrías, pero espero con ello que alguna persona que se encuentra en medio de la guerra mediática contra los “anormales” (véase cualquiera que no encaje en el estatus social habitual, es decir, heterosexual y consumista) pueda de alguna forma entender ciertas cosas, aunque no desde el prisma o la óptica convencionales. Bienvenidos pues al confuso mundo del sexo.

Para empezar, este primer artículo servirá para proseguir con mi serie sobre las leyes cósmicas, continuando el artículo sobre la dualidad y que desembocará en una series de artículos sobre sexualidad vista desde el punto de vista espiritual. Para ello, vamos a sentar unas bases sin las cuales no es posible de ninguna manera comprender lo que trato de exponer en mi teoría. Parto de los siguientes fundamentos que me gustaría fueran bien comprendidos de una manera obvia porque si no, lo más probable es que el lector termine más confundido aún que antes, lo que obviamente no es el objetivo de este artículo ni los siguientes… Yo siempre parto para explicar el mundo de conceptos espirituales, lo que es posible que ya de partida excluya a mucha gente de lo siguiente, pero bueno, les invito igualmente a considerar una opción distinta a la suya. Lo mismo se llevan una sorpresa.
Sigue leyendo

Dualidad. Polaridad. Divergencia. Todo esto no suena muy cósmico, ¿no? Sobre todo porque ya hablamos de que el Cosmos es una mente, una unidad… No parece tener mucho sentido decir ahora que el Cosmos es dual… ¿O sí? Es lo que voy a intentar dilucidar en este artículo.

No cabe duda de que vivimos en una realidad cambiante, mutable. Cada segundo es diferente del anterior y eso se manifiesta en todas las cosas en esta vida. Podemos achacarlo a que somos muchas entidades actuando de forma espontánea y libre modificando la realidad de forma permanente, pero lo cierto es que eso es sólo una parte de lo que ocurre. La ley de atracción, de la que hablaré otro día, es la forma en que el cambio opera, pero no el origen del cambio. La causa y el efecto son las manifestaciones de esa mutabilidad cósmica, pero para entender porque ocurre y cual es el fundamento básico de estos cambios, debemos entender antes que, para que haya un cambio, necesariamente ha de haber una confrontación. Si sólo existiera una única entidad, un único elemento, todo sería siempre igual pero, de hecho, nosotros no estaríamos aquí. Nada existiría, sólo ese elemento único e indivisible. Por ello, en el Cosmos se puso en movimiento la ley de la dualidad, que podríamos definir como la oposición de los complementarios. Sigue leyendo

Yo, hombre, mujer, Cosmos

Pequeño relato hindú que he encontrado en una lista de correo. Aleccionador sobre el sentido de la polaridad y la integración con el Cosmos:

Era un yogui abstinente que había aprendido a canalizar todas sus energías sexuales hacia el desarrollo espiritual. Vivía en una casita a las afueras del pueblo y era frecuentemente requerido por devotos del pueblo que le reclamaban instrucción mística.

Cierto día, un grupo de buscadores los visitaron y le expusieron la siguiente cuestión:

-Maestro, nos preguntamos como puedes asumir tan fácilmente tu soledad, cómo no echas de menos a una mujer que te acompañe y te sirva de apoyo y consuelo.

-Nunca estoy solo, os lo aseguro -repuso el yogui-. Yo soy hombre y mujer. He logrado unificar en mí ambas polaridades y jamás podré ya sentirme solo. Me siento pleno y siempre acompañado. Cuando por ejemplo, barro mi casa o tiendo mi lienzo, soy mujer, pero cuando cargo grandes pesos o corto leña, soy hombre. Según la tarea que lleve acabo, me siento hombre o mujer, pero en verdad no soy ni lo uno ni lo otro, por que soy ambos a la vez.

A %d blogueros les gusta esto: